Garabateando en La Aceitera

In La Obra a diario -
- Updated

El sábado 4 de diciembre, nos tomamos el 307 D y fuimos para el barrio La Aceitera de Arana. Allá, en el terreno de la capilla de la cuadra, compartimos el sol junto a amigos de la Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez (APDN) y el Frente Popular Darío Santillán, entre otros. La camioneta de la Obra de Cajade llegó a eso de las 2. Pasó por Los Hornos para subir a los chicos de CHISPITA y también por Barrio Aeropuerto, para buscar a los adolescentes de la Casa Joven. Los anfitriones fueron una vez más, la gente que trabaja en las instalaciones de la Parroquia Nuestra Señora del Valle que desde hace tiempo ayuda al barrio y pelea por que llegue la red de agua potable.
Cuentan que la idea de la jornada del sábado nació como una actividad previa a la marcha carnavalera que se iba a hacer el domingo siguiente. “Tradicionalmente, la marcha carnavalera comienza el día anterior en los corsos de los barrios. Esto es algo así”, dice Mariana Chaves, una estudiosa del tema y educadora en la Casa Joven de la Obra de Cajade.
Es cierto, estaban las murgas. Los locales, Los Garabatos de la Aceitera y también la murga Alegre rebelión. Desde las 2 de la tarde hasta que empezó a oscurecer, sonaron bombos, redoblantes y platillos. Sin embargo, no fue sólo el espíritu carnavalero lo que nos llevó. Quizás el objetivo se veía en una bandera pintada por los pibes: “No somos peligrosos”. Eso fue. La idea era contrarrestar una vez más el discurso dominante y demostrar que a los chicos hay que regalarles ternura, colores, pinturas, témperas, una pelota, una canción, un juego y llenarlo de infancia.
Esa tarde en La Aceitera estaba llena de chicos. Llegaron limpitos y se fueron con la caritas pintadas. El Frente Darío Santillán consiguió que la Linea 307 les preste un micro para recorrer algunos barrios de Berisso y llevar a los pibes. En Villa Arguello subieron Silvia, Gabriela, Javier, Rodrigo, Esteban, Ludmila, Luciana, Laura, Clara, Candela, Gordo, Guachín, Pata y Rodrigo (Chuky). En Barrio Obrero, Angel, Carmen, Ludmila, Milu, Tamara, Marlén, Edna, Emiliano, Rodrigo y César y en la mítica Nueva York, Sebastián, Belén, Tiziana, Ludmila, Franco, Fernando, Nicolás, Juancho, Agustín, Allan, Francisco y Alexandro. Como dijimos, la camioneta de Cajade arribó a eso de las dos de la tarde con Enzo, Brian, Marcelo, Alexia, Mauro, Oriana y Nahuel de Chispita y Ruth, Daiana, Lucía, Agustín, Andres, Julio de la Casa Joven. Junto a los de chicos del barrio La Aceitera y la APDN, fueron como 80 pibes y pibas. Jugaron, corrieron, cantaron, bailaron, saltaron, gritaron. Un micrófono abierto los invitó a participar. Algunos cantaron el feliz cumpleaños para un cumpleañero. Otros cantaron regeatones y cumbias como caraokes. Otros contaron chistes, adivinanzas y trabalenguas. Al caer el sol, un horno de barro para un futuro taller de cerámica había crecido hasta la mitad. Su construcción comenzó a eso de las 4. Una ronda para tomar la leche, pan con mermelada y una torta de cumpleaños, cerró las actividades y le dejó paso a un enorme fogón final. Nos volvemos tarareando y ensayando algún pasito murguero. Lleno de colores y sonrisas… Seguro sigue el fuego prendido, allá por Arana.

Llevamos escondido un grabador y trajimos algunos sonidos.

También te puede interesar!

Los autos antiguos vuelven al Hogar

Este domingo durante todo el día se realizará una nueva edición de la exposición de autos antiguos a beneficio

Leer más...

Documentos para habitar la memoria, la historia y los derechos

El valor y el potencial pedagógico de los archivos escolares y la importancia de que estén preservados, organizados y

Leer más...

Los 99 de Chicha

El día del aniversario de la ciudad es también el del cumpleaños de Chicha Mariani. La Asociación Anahí, uno

Leer más...

Dejar un comentario:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu