“Farinello luchó hasta el último aliento para que todos y todas pudieran vivir con dignidad”

Compartimos las palabras de Tony Fenoy en memoria del cura Luis Farinello.

“Cuando uno camina las calles de tierra y entra a los ranchitos y ve los pies descalzos, las caritas tristes, cuando ve lo que comen, como viven, ahi toma dimensión. Mientras no tengas una relación directa con lo que sucede, no entendés nada. Uno entiende cuando palpa, ve y toca esa llaga como si fuera propia. Esto es lo único que te puede conmover”.

Este era el pensamiento del querido Luis Farinello, que lo pinta de cuerpo entero. Sencillo, profundo, contundente en su compromiso y en su entrega. Lo que decía y pensaba, antes, lo había vivido……… siempre. Tenía la autoridad que le dio la vida, fue referencia porque así lo decidieron las y los pobres. Amaba la vida y por eso luchó hasta el último aliento, para que todxs pudieran vivirla con dignidad. Decía: “La vida parece una cagada, a veces…… pero tenés que vivir…. ¡¡Es tan lindo vivir!!” Tenía claro que la lucha y la política eran las herramientas para transformar la sociedad y por eso fue parte del Movimiento Nacional de los chicos del pueblo y fue fundador del Polo Social en los 90, una experiencia de construcción política que fue emblemática.

Lo conocí a fines de los 80 en un encuentro de los chicos del pueblo en la casa del niño de Quilmes. Yo era seminarista. Luis, como Cajade, tenía claro que detrás de cada pibx de la calle hay una madre y un padre desocupados.

Fue un cura como dios manda, fiel al proyecto revolucionario de Jesús y parado siempre en la vereda de lxs más pobres. Profundamente humano, amaba el amor y por eso defendió y promovió el matrimonio igualitario, lo que le valió críticas desde dentro y fuera de la institución-iglesia.

Su compromiso nos muestra el camino en estos tiempos genocidas que se ríen de lxs pobres y los sumergen en la miseria, la indignidad y la exclusión. Su ternura, su sonrisa, su palabra sencilla y su vida coherente con la que enfrentaba a los poderosos, son las herramientas que nos deja para construir una alternativa de país distinta.

Estás con nosotrxs querido Luis. De otra manera, tomando unos mates con Cajade, con Mugica, con Néstor, con el Che.

¡¡HASTA LA VICTORIA DE LA VIDA SIEMPRE!!

Tony Fenoy

Coordinador del Colectivo de Teología de la Liberación “Pichi Meisegeier”

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X