“Hay que descolonizar algunos pensamientos”

El músico jujeño Bruno Arias habló con La Pulseada Radio sobre las satisfacciones que le brinda su carrera y señaló que entre nosotros “muchos votaron llevados por el odio y la manipulación de los medios”

Cuando en septiembre de 2012 nuestra revista (Nº 103) publicó un reportaje de Facundo Arroyo al compositor, letrista y cantante Bruno Arias , el folklorista lucía barba y pelo largo, se extrañaba por la gran recepción que acababa de tener entre públicos tan exóticos como el chino o el coreano y estaba presentando con excelente acogida su tercer disco, Kolla en la ciudad .

Seis años después, La Pulseada Radio decidió a volver a charlar con él, tanto para que nos cuente sobre su presente artístico como para conocer sus opiniones sobre la actualidad política.

Ahora afeitado y con la cabeza rapada, Bruno, del otro lado del teléfono, trata de concentrarse en las respuestas mientras su pequeña hija compite por robarnos su atención. Cuenta que acaba de llegar de Chile, donde tocó en el Teatro Caupolicán de Santiago junto al legendario grupo Illapu , nacido en 1971 en Antofagasta. También comenta que en breve emprenderá una gira de un mes por Europa que comenzará por España e Italia. Y anuncia además que el jueves 8 de diciembre próximo, a las 21, actuará en el Teatro Metro (4 entre 51 y 53) de La Plata, en el cierre del Ciclo de Música Popular Sin Melancolía , del que ya han intervenido o participarán, entre otros, Julio Lacarra, José Ángel Trelles, Antonio Tarragó Ros, Julia Zenko, Juan Falú, Carlos Mancinelli y César Isella.

Naciste en El Carmen (Jujuy) hace 39 años y afirmás que es una provincia en la que resulta muy difícil sustraerse a la música porque los carnavalitos o los huaynos están como flotando en el aire ¿Cómo fue tu inclinación hacia esto hasta convertirse en una profesión y un proyecto de vida?
Más que nada empezó en la escuela, cuando era changuito. A los 7 u 8 años mi papá ya me llevaba a los festivales y amanecía con él viendo a los artistas. Me acuerdo que me ponían en la primera fila, me tapaban con un poncho y yo me quedaba ahí escuchando a Los Chalchaleros, Los Cantores del Alba, Los Fronterizos, Jacinto y Peteco Carabajal , Tomas Lipán , Los Carabajal u otros grupos de la época. Después, a mis 14 o 15 años, aparecieron Los Nocheros. Lo de la música se fue dando naturalmente. Cuando cursaba la secundaria no había todavía celulares ni playstation . No estábamos contaminados por todo eso. Con mis compañeros jugábamos a quién tocaba mejor la guitarra, quién sacaba las introducciones o quién se le animaba a los punteos de los temas más conocidos como Puente carretero , Hermanos Kakuy o Déjame que me vaya . Nuestro cancionero estaba habitado por temas como Las moras , de la primera grabación de Los Nocheros, o por las creaciones incluidas en Borrando fronteras , el álbum que Peteco Carabajal lanzó en 1995.

“La propia gente te va tirando data, dando información. ¡Qué más quiero que poder tomar algo de eso y lograr visibilizarlo a través de una canción!”

Ya llevás cinco discos grabados, al que habría que sumarle el que hiciste con El Bondi Cultural . Si te ponés a revisar toda esa producción ¿ves qu e hubo cambios muy notorios o que la esencia sigue siendo la misma?
–Obvio que hubo muchos cambios. Uno va creciendo artísticamente día a día, va evolucionando, modificando la forma de interpretar las canciones, de tocar y de valerse de los instrumentos. También se va nutriendo de otras herramientas que nos da la vida. Ir caminando, transitando, te lleva a descubrir nuevos caminos y rumbos. Todo eso va influyendo en tu arte y la música va tomando otros colores, otras formas, otros mensajes. Se potencia con las nuevas experiencias. Creo que cada uno de mis discos ha ido teniendo un repertorio distinto y un sonido diferente. También hay variaciones en el estilo, dada la búsqueda constante de hacer algo que sea distinto, que sea propio, que tenga su identidad, que no copie a nadie aunque siempre se tengan muchas influencias. Entiendo que al principio mi música tenía más que ver con el paisaje y la cultura de Jujuy. Con el coya, con el carnaval, con agosto, el mes de la Pachamama, con todas las fiestas tradicionales que hay en mi provincia. Todo eso fue especialmente plasmado en mi primer y segundo disco. A partir del tercero, Kolla en la ciudad , empiezo a hacerme más cargo de las demandas de los demás de decir cosas a través de mí. Surge otro mensaje que tiene menos que ver con el paisaje y más con las necesidades de la gente. Seguramente incidió que empecé a vivir más tiempo lejos de mi región, comencé a ver otro tipo de realidades y fui sintiéndome cada vez más cerca de los más pobres. El propio público me va mostrando cosas. Una vez se me acercó un chico de Perú y me preguntó por qué no tocaba ese ritmo que se llama salay . A partir de allí me puse a investigar un poco y compuse un tema, carnavalero y festivo, que se lama Salay vidita . En otra oportunidad, integrantes del Ejército Zapatista de Liberación de México me acercaron un documental que se titula Caminantes. Eso me inspiró para hacer la saya caporal llamada, precisamente, Caminante . La propia gente te va tirando data, dando información. ¡Qué más quiero que poder tomar algo de eso y lograr visibilizarlo a través de una canción! Conseguir algo así está entre lo más maravilloso que uno puede lograr como cantautor. Por lo menos a mí, es lo que más me llena y satisface.

Hace poco tuvimos el gusto de hablar con la gran folklorista venezolana Cecilia Todd. Nos contó que estuvo en Brasil, cantando por la libertad y la no proscripción de Lula. Y nos dijo que el representante de la Argentina en esos actos fue Bruno Arias ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Qué te dejó?
Primero me permitió confirmar que Latinoamérica está muy manipulada por los medios hegemónicos de comunicación y que las grandes empresas, los grandes capitales, no quieren que haya distribución de la riqueza y que los pobres tengan acceso a muchas cosas, como la educación pública o los subsidios a los servicios. Me sirvió para tomar más conciencia de la gravedad de lo que está pasando en nuestro país a partir del cambio de gobierno. Creo que ninguno que ande por la calle viendo la situación actual y tenga dos dedos de frente puede defender al modelo político que se ha impuesto. Yo, por lo menos, conozco a mucha gente que los votó y está arrepentida. En Brasil, los campesinos y la gente más humilde han recibido muchos más beneficios que en la Argentina y tienen una mayor conciencia política. En los ambientes rurales por los que yo transité noté que la gente tiene cierta formación política que no he visto en la Argentina. Un campesino pobre brasileño sabe identificar las diferencias entre pensamientos políticos y reconoce para qué lado juega cada uno. Acá en la Argentina mucha gente votó manipulada por los medios, con odio, sin tomar verdadera conciencia de qué era lo que estaban eligiendo. Macri ya ha dejado en claro que es un gobierno de derecha, un gobierno de ricos que favorece a los ricos y que se encarga de que los pobres sigan siendo pobres. Ya se han sacado la máscara hace rato. De todo lo que prometieron en campaña no han cumplido nada, ni con los docentes, ni con los jubilados, ni con los demás sectores. Encima han hecho que vuelva el FMI. ¡Hay tantos puntos para plantear y debatir! En Brasil fue impresionante participar de festivales donde había cincuenta mil personas junto a grandes referentes de la música popular de ese país, como Gilberto Gil , Beth Carvalho , Chico Buarque o Chico César , entre otros, todos con la absoluta convicción de defender a Lula. Compartir el camarín con ellos y subir al escenario para hacer unidos una canción fue muy emocionante. Como debut en Brasil no pudo ser mejor. Encima tuve la suerte de acompañar con la guitarra a una referente de Venezuela como es Cecilia Todd.

Pese a lo que decís, muchos señalan que hechos como la destitución de Dilma o el encarcelamiento de Lula no hubieran sido posibles en la Argentina, por la tradición de movilización que existe entre nosotros.
Sí, quizás en la Argentina la gente sale más a la calle y hay otra forma de expresarse. En la Capital Federal, por ejemplo, es muy fuerte lo que pasa en ese sentido. Tuve la suerte de tocar en la manifestación que se realizó contra el FMI en el Obelisco, delante de cien mil personas, y fue algo tremendo. Era un mar de gente con ganas de salir a descargarse respecto de todo lo que viene pasando con los despidos, el dólar, el ajuste, el cierre de ministerios y los recortes en diferentes áreas, sobre todo en cultura.

Arias se define como un artista autogestivo: “No dependo de ningún gobierno para hacer mi música. Continuaré tocando donde quiero y para la gente que menos tiene”.

Se dijo que el año pasado (el gobernador Gerardo) Morales te declaró “persona no grata” por reclamar por Milagro Sala y los presos políticos. También, en desagravio, en muchos pueblos jujeños te nombraron “ciudadano ilustre”. Se supo también que cuando ibas a hacer una presentación en Lagunilla del Farallón, a la que concurrirían alumnos de escuelas pobres de la Puna, el gobernador de la provincia amenazó a los directores con iniciarles un sumario o quitarles subsidios si llevaban a sus estudiantes. ¿Se ha terminado esa libertad de expresión que necesitamos todos, en especial los artistas? ¿Tendremos que acostumbrarnos a escribir “democracia” entre comillas?
Pasan cosas dolorosas en el norte, es una cultura muy difícil. Yo no entiendo realmente lo que ocurre. Hay que descolonizar muchas cosas, sobre todo algunos pensamientos. Vuelven planteos de épocas muy nefastas de nuestra historia. Como en la dictadura, aparecen sectores que se oponen a que los más afectados salgan a manifestarse, a que la gente humilde reclame públicamente por sus derechos cercenados, a que los estudiantes pidan en la calle que dejen de cerrarse sus institutos y sus carreras. Al contrario, se proclaman a favor de que la Policía reprima. Es muy raro lo que está pasando. No creo que sean mayoría. Pero los que razonan de esa manera están muy potenciados por los medios de comunicación. Me preocupa que esas mentalidades antiguas, cavernícolas, nos impidan seguir creciendo. Están demasiado influidos por estructuras muy antiguas. De la Iglesia, por ejemplo, en temas como el del aborto. Lo de “persona no grata” fue algo de los trolls que trabajan para el gobierno. No fue nada oficial, porque tendrían que haberme comunicado algo y a mí nadie me dijo nada. Trataron de instalarme como “persona no grata” a través de las redes sociales. Inventaron también que yo reclamaba por Milagro Sala porque había recibido de su organización un pago de 200 mil pesos a cambio de una actuación. Llegaron a publicar un artículo en el diario que hablaba de “doscientas mil formas de defender a Milagro Sala”. Yo no hago hincapié en la persona. Si Milagro Sala robó, si protagonizó hechos de corrupción y hay pruebas de todo eso, yo no la avalaría. Nadie que tenga que ver con la corrupción va a contar con mi apoyo. Pero a Milagro Sala la metieron presa sin ninguna condena firme, por puro revanchismo político, porque le tiraba de los huevos a Morales. ¡A alguien que le tira de los huevos a estos políticos hay que aplaudirlo en vez de meterlo preso! Me pareció muy injusto y sentí que tenía que salir a defender la democracia en mi provincia. Por eso fue que me manifesté. También fui muy crítico antes, cuando gobernaba la provincia de Jujuy (Eduardo) Fellner , por las asignaturas pendientes que tenía con los pueblos originarios y, sobre todo, por lo que estaba haciendo con la megaminería. En los doce años que Fellner estuvo a cargo de l Poder Ejecutivo jujeño nunca tuve un contrato pago por parte de la provincia. Y ahora, con Morales, por supuesto que tampoco. Los pocos shows que se habían organizado, como el de Lagunilla del Farallón, terminaron suspendiéndose. Dos días antes de otro que se iba a realizar en Tecnópolis me avisaron que “por cuestiones administrativas” no se iba a hacer. Igual voy a seguir en la lucha. Soy un artista autogestivo y no dependo de ningún gobierno para hacer mi música. Continuaré tocando donde quiero y para la gente que menos tiene.

¿Qué creés que contagiás con tu música? ¿Qué se puede modificar con el arte en general en este mundo?
Pienso que la música es necesaria para activar los sentimientos más profundos. Hay gente que está enferma, que la está pasando mal, que se despierta con música y eso le cambia el humor, le modifica el ánimo. Muchos prefieren canciones porque se identifican con ellas y esos temas les dan esperanzas para seguir adelante. La música tiene la posibilidad mágica de generar sensaciones, provocar sentimientos, dejar mensajes y sembrar conciencia. A veces uno se sorprende porque le llega a desconocidos que viven en pueblitos muy alejados que valoran especialmente t us canciones. Me pasan cosas increíbles con el público de distintos lugares. Cuando entro en contacto con ellos y me dan un abrazo, pienso que esas canciones son necesarias. Es lo que me alienta a seguir aprendiendo y componiendo. No tiene precio que, en medio de todo lo malo que estamos viviendo, un artista pueda llevarle alegría a la gente con su música. Lo que busco es provocarles felicidad y si, además, puedo al mismo tiempo trasladarles un mensaje que esté comprometido con las injusticias que padecen, mucho mejor.


Desventuras de la Copla verde

No sólo Bruno Arias es castigado por sus ideas en el noroeste. También la coplera salteña Mariana Carrizo . Reconocida por todos, también por sus coprovincianos, por su gracia y su picardía, a Mariana le hicieron saber que es mejor no meterse con ciertos temas. En junio pasado, mientras el Parlamento debatía la legalización del aborto, Carrizo dio a conocer a través de Facebook su Copla verde . La videograbó, pañuelo color esperanza al cuello, frente al monolito que recuerda a Juana Figueroa , asesinada en 1903 por su esposo, cuando apenas tenía 22 años. A partir de allí, además de algunos elogios, Carrizo recibió una andanada de insultos y agresiones machistas y racistas.

La provincia que gobierna Juan Manuel Urtubey registró en 2017 la tasa de femicidios más alta del país y figura segunda, después de Buenos Aires, respecto del ingreso hospitalario de menores de 25 años que sufren las consecuencias de un aborto clandestino. No obstante, todos los legisladores salteños votaron en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Esto es lo que dice la Copla verde de Mariana: “Yo soy hija de la luna nacida del rayo el sol/hecha con muchas estrellas mujeres de mucho valor/una copla verde canto pañuelo de libertad/toda la fuerza y la lucha para el aborto legal./La mujer que tenga plata si aborta se salvará/la pobre que nada tenga ningún Dios la asistirá/aquí les canto esta copla que en la tumba del silencio/si una sola mujer muere saldremos todas/pañuelo verde pájaro libertario de las mujeres/salga el sol si ha de salir también que salga la luna/el aborto será ley pa’ que no muera ninguna/salteña libre vuele libre vuela/pañuelo verde pájaro libertario de las mujeres”.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X