La Pulseada en Distribución: nuevos (y más) vendedores

De la mano de “El Polaco”, la revista reforzó el plantel de repartidores que se suman al staff que ya venía trabajando. Buscamos llegar a más gente para seguir con el objetivo de dar la pelea en todos los barrios. Qué piensan de la publicación y cómo reaccionan los lectores.

Texto y Fotos
Francisco Martínez

Lucas y Lucía, junto a la perra Kira, que les acompaña en la distribución

La Pulseada tiene nuevos vendedores. De la mano de Ricardo De Udaeta, más conocido como “El Polaco”, un pibe del Hogar de Cajade que participó de la fundación de esta revista, iniciamos un proceso de refuerzo en la distribución. Por eso, todo aquel que tenga ganas de sumarse pueda hacerlo comunicándose con nosotros por teléfono y redes sociales.

¿Por qué la revista necesita más vendedores? Porque no alcanza con los que ya tenemos, porque queremos llegar a más gente y porque creemos que estamos en un momento en el que hay que dar la pulseada que nos marcaron los ideales de los fundadores, 17 años atrás, junto al padre Carlos Cajade: un emprendimiento productivo y autogestivo que brinde una fuente laboral complementaria a quien lo necesite.

Conversamos con el Polaco y un grupo de nuevos vendedores Lucía, Lucas, Fernando, Valeria y Sandra, que cuentan en este texto cómo se acercaron a la revista y qué repercusión tiene en los nuevos lectores.

“Yo ya había participado del proceso de distribución en los inicios, en 2002, fui de los primeros –explicó Ricardo–. Tenía otra modalidad: la revista estaba construida sobre una red de hogares convivenciales, de comedores comunitarios, copas de leche. Eran los puentes adonde la revista llegaba y los que la repartían a desocupados que llegaban a esos espacios comunitarios. Su objetivo era recomponer el tejido social desmembrado en la época del neoliberalismo”. Agregó que en ese momento “estaban más fragmentadas las organizaciones populares y la revista tenía esa voluntad: volver a aunar todas las obras que trabajan con Niñez  y Adolescencia y los desocupados que en esa época eran muchos. Yo tenía 17 años entonces. La vuelvo a retomar hoy porque me pidieron los compañeros de la revista”.

Ricardo de Udaeta, El Polaco

“Uno de nuestros objetivos es poder leer la revista en conjunto, para debatir y contar qué es lo que estamos vendiendo”, destacó. En la actualidad, dice “El Polaco”, hay entre 9 y 10 compañeros nuevos, mayoritariamente jóvenes, que se suman al staff que ya se encontraba vendiendo la revista.

–¿Conocían la revista? –quiso saber La Pulseada.

Lucía: –Conocía la revista por el nombre, de boca en boca, no la había leído. Estaba en el trabajo de mi mamá pero yo no le abría la bolsa para leerla. La empecé a conocer con El Pola. Primero conocí la historia y después la revista. Además de ser un laburo es un poco de militancia también, ¿no?.

Lucas: –Yo no la conocía, me enteré que existía cuando Lucía empezó a trabajar en esto con El Pola, yo también estaba buscando trabajo y vine medio de rebote.

Fernando: –Yo sí la conocía, desde el año 2000, 2001, yo iba a buscar la revista a la calle 22 donde estaba el Polaco. Con los vaivenes, volví a retomar  hace tres meses  y la vendo en 7 y 53.

Valeria: –La conozco desde chiquita. Yo me críe en el Hogar igual que el Polaco.

-¿Qué recepción tiene la gente? ¿Preguntan qué tipo de revista es?

Lucas: –En el mes de abril que salió “Fábrica de presos”,  que había un dibujo como de una monja en burla, la gente me preguntaba si era una revista religiosa.

Lucía: –Tuvimos preguntas así. Además,  cuando le contás del padre Cajade, si no lo conocen piensan eso.

Lucas: –Decís que es de la obra de Cajade y creen que es una revista con canciones de la iglesia.

Fernando: –En 7 y 53 también preguntan eso, uno dice que es una revista con información general. Por ahí tengo tiempo de mostrar las noticias que tiene.

Sandra, otra de las nuevas vendedoras

La Pulseada preguntó qué pasa con la gente que en algún momento compraba la revista y le perdió el rastro.

Polaco: –Hay bastante de eso, gente que la recibía antes, y que la perdió de vista.

Lucía: –O se cambió el vendedor y no le llegó más y no se acercó, a mí me pasó esto también. Estamos distribuyendo revistas de vendedores que ya no están y nos ha ido muy bien.

LP: ¿Cuándo ven la tapa qué cara ponen?. ¿Algún comentario en particular que recuerden?

Lucas: –A mí me pasó que una señora me dijo que no quería más la revista, que “yo siempre estuve con los Derechos Humanos pero están hechos unos extremistas”.

Lucía: –Habrá leído una nota que habrá dicho “qué exagerados”.

Para sumarse al staff de vendedores de La Pulseada, hay que comunicarse al mail de Distribución: lapulseadadistribucion@hotmail.com, por Whatsapp al 221 309-7196 o por teléfono al 453-2516 (durante el horario de atención, ver página 2). Como siempre, la mitad del precio de cada revista vendida es para el vendedor.  /// LP

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X