Malvinas: las enfermeras cuentan la guerra

In Cultura, En agenda, Más noticias -
- Updated

Durante la guerra de 1982 estuvieron en un hospital móvil en Comodoro Rivadavia atendiendo soldados heridos. Eran el único personal militar femenino en ese entonces. Después, años de silencio hasta que alguien se encontró con su historia. Nosotras también estuvimos, es el documental dirigido por Federico Strifezzo que se proyecta desde este fin de semana en en el ESPACIO INCAA del Cine Municipal Eco Select (Centro Cultural Islas Malvinas, calle 19 y 51).

Por La Pulseada

Una foto y una revelación. Así empezó a encontrarse Federico Strifezzo con el que sería el tema de su tesis de la maestría en periodismo documental que estaba realizando y que se convertiría en Nosotras también estuvimos, la película que este fin de semana se estrena en nuestra ciudad y recoge las voces de de Alicia Reynoso, Stella Morales y Ana Masitto, tres de las 14 enfermeras que atendieron a los heridos desde un hospital móvil ubicado en Comodoro Rivadavia durante la guerra de Malvinas

“Llego a la historia hace 4 años –cuenta Federico  Strifezzo , el realizador del documental a La Pulseada– yo buscaba temas para mi tesis de maestría y de casualidad vi una foto en un portal de noticias que decía ‘las mujeres de la guerra’. Me llamo la atención, y leyendo el texto apunté el nombre de Alicia Reynoso”.  Las redes sociales lo ayudaron a encontrarla, la contactó vía  Facebook y los tiempos coincidieron: “Ella vive en Entre Ríos, pero rápidamente nos pudimos encontrar porque justo venia a Buenos Aires a presentar su libro: Crónica de un olvido”, relata el realizador.

“Ella me hizo descubrir un mundo que desconocía hasta ese momento –agrega–. Después de Malvinas hubo una desmalvinización general y ellas lo que hicieron fue guardarlo. Una vez terminada la guerra entraron en un profundo silencio un olvido muy prolongado y muy duro. Una de ellas ni siquiera le contó a su marido en 15 años que había estado ahí”.

Durante la guerra de Malvinas 649 soldados argentinos murieron y más de mil resultaron heridos. La Fuerza Aérea había instalado en Comodoro Rivadavia una serie de containers al lado del aeropuerto al que todas las noches llegaban aviones desde las islas, era el centro logístico y ahí trabajaban 14 mujeres, un equipo de enfermeras. “Cuando la guerra terminó, nadie les preguntó nada a ellas, volvieron a sus trabajos como enfermeras en la fuerza y nadie les hablaba de cómo habían vivido esa experiencia. Con el tiempo los soldados empezaron a hablar y hubo una recuperación del tema, pero sólo hablaban los soldados, a ellas nadie nunca les preguntó nada”.

Y ellas callaron. Un día Alicia Reynoso mencionó esa experiencia de su vida como al pasar en su espacio de terapia y algo empezó a movilizarse. Contactó a algunas de sus compañeras y entre ellas empezaron a hablar un poco, a recordar, a hacerle frente a esos recuerdos y a contarle a la sociedad qué había pasado. “Y yo un poco me las cruce en ese momento”, señala Federico.

El documentalista empezó a visitarlas y charlar con ellas, hacer entrevistas. “Ellas me contaban las historias, me mostraban fotos y a veces las filmaba de manera casera. Después me empecé a preguntar por la mejor manera de contar esa historia, en cómo salir un poco del relato a cámara. Era una historia sensible que tenía que ver con los recuerdos pero con un olvido muy profundo. Por eso me surge esa idea de volver al lugar, si ellas iban ahí iba a surgir todo de otra manera, eso imaginaba yo”. La propuesta fue bien recibida por las tres mujeres que hoy protagonizan Nosotras también estuvimos.

En el viaje la propuesta fue “recordar de una forma más inesperada, desde los sonidos, el paisaje”

Cuando volvieron a Comodoro, por primera vez después de la guerra, el recuerdo pasó por el cuerpo: “Les propuse ir vestidas con el traje que usaban en ese momento, recordar de una forma más inesperada, desde los sonidos, el paisaje; ellas a veces ahí contaban en presente las historias del pasado, como si estuvieran ahí, recreando situaciones, ‘nos está llamando tal’ y eso era muy fuerte, encontramos cosas de la época, un refugio que usaban y que estaba ahí intacto”, describe Strifezzo.

La producción, que se estrenó por la plataforma CINE.AR, ahora llegó al momento más deseado que se había pospuesto por la pandemia: su proyección en las salas de cine. “En las salas hay mucho reconocimiento social hacia ellas y el rol que cumplieron –asegura Federico– Sus historias generan mucho interés. En Malvinas la mujer era la madre o la novia que esperaba en la casa. Pero no, también hubo mujeres en un rol activo, cerca de los heridos, y está bueno saberlo. Hay una cuestión en cómo las mujeres cuentan la guerra que es distinta a la de los hombres que tiene que ver con el heroísmo, la batalla, ellas cuentan una cosa más humana de vivir una situación espantosa”.

“Claramente era algo que tenía que ser contado. Otra parte de la guerra que quizás ayude un poco a curar esa herida abierta de Malvinas, que quizás sigue abierta por no contar cosas que pasaron”, agrega y desea Strifezzo. El documental ahora se está proyectando en el espacio INCAA del cine municipal Eco Select (Centro Cultural Islas Malvinas), con funcionae el jueves 14, viernes 15, domingo 17, lunes 18, martes 19 y miércoles 20 a las 17.30.

 

También te puede interesar!

“Fernanda hubiera querido un castigo más duro”

El crimen de Sebastián Nicora sigue impune pero la causa puede dar un salto hacia adelante con la condena

Read More...

Vuleve el Festival de Cine Latinoamericano de La Plata

La 16° edición del FESAALP se desarrollará del 27 de noviembre al 4 de diciembre en un formato híbrido:

Read More...

A 45 años de la desaparición de Clara Anahí

El sábado 27 de noviembre a las 18.00 se realizará un acto frente al Sitio de Memoria Casa Mariani-Teruggi,

Read More...

Dejar un comentario:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu