Los salieris de Aguer

El perfil mediático de un cura sancionado por el INADI por su programa en la televisión local platense, pagado por el Arzobispado 

Nota principal > Otro cura platense acusado de abusos sexuales en un colegio

Al margen de los abusos de los que se lo acusa, las ideas que Sidders jamás dejó de manifestar públicamente lo llevaron a ser uno de los sacerdotes de la diócesis preferidos por el ex Arzobispo Héctor Aguer.

Entre 2010 y 2011 el sacerdote se encargó de la conducción de un programa de televisión por cable llamado Ave María Purísima, en un espacio contratado por el Arzobispado, que se emitía los sábados, de 10 a 11, en el Canal 5 de Cablevisión, Somos La Plata, y se retransmitía a la Capital Federal y múltiples ciudades de la provincia y del país. La robusta figura del cura, siempre ataviado con una sotana negra y una boina de paisano rural en la cabeza, aparecía en la pantalla en el marco de una austera escenografía, compuesta por una imagen de la Virgen de Luján, un retrato de Manuel Belgrano, una cartelera de papel y la presencia rotativa en el piso de grupos de estudiantes primarios o secundarios del Colegio San Vicente de Paul. Una alumna o alumno permanecía siempre al lado del cura con el termo para cebarle mate y los demás tenían el limitado rol de escucharlo o de repetir en voz alta las consignas que les indicaba.

En 2013 Sidders fue condenado por “violencia simbólica y mediática” y “discriminación contra las mujeres” por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Desde el programa a su cargo, se había referido a un grupo de jóvenes que se manifestó frente a la Catedral de La Plata contra la violencia de género llamándolas “loquitas”, “chiruzas” y “yeguas”. En esa oportunidad, el cura también manifestó que “no hay peor violencia que la de aquellas que pretenden matar a los bebitos que están por nacer”. La denuncia había sido formulada en forma conjunta por Adelina de Alaye, fallecida integrante de Madres de Plaza de Mayo; la militante de los organismos de derechos humanos Marta Ungaro y Julián Axat, entonces Defensor Penal Juvenil. Al presentarse el reclamo, Aguer no sólo decidió levantar el programa sino también eliminar emisiones anteriores del ciclo a las que se podía acceder por Youtube. Axat declaró en aquella ocasión que había registros borrados en los que Sidders decía que “si hay una plaza que se llama Che Guevara también debería haber otra que se llame Emilio Massera” y en los que calificaba a Hugo Moyano, ex secretario general de la CGT, de “un negro de pelo duro”.

Pero una vez que los ánimos se apaciguaron, Sidders volvió a tener, durante 2014 y 2015, su espacio en la televisión por cable pagado por la Arquidiócesis. Varios de los programas de esos años todavía son posibles de recuperar a través de Internet. Lo que se escucha en ellos, expresión del nacionalismo católico más ultramontano, provoca verdadero asombro. Sidders dice, por ejemplo, que el 12 de octubre debe ser conmemorado como “el día en que los españoles les trajeron a los americanos la libertad y el Dios verdadero”. En su versión, la verdadera opresión la venían ejerciendo antes de 1492 los imperios Azteca e Inca. En más de una emisión recomienda la película “Apocalypto”, filmada en 2006 por Mel Gibson. El filme, que pretende reflejar el fin de los mayas, fue duramente criticado por la truculencia y morbosidad de sus escenas y por sus groseros errores históricos. Arqueólogos y antropólogos de todo el mundo señalaron que el largometraje ignora que cuando llegaron los españoles ya hacía 300 años que los mayas habían abandonado sus ciudades y describe sacrificios rituales masivos de los que no existe ninguna constancia.

El cura también abonó la tesis, común entre la ultraderecha católica, de que los mapuches son chilenos y dominaron, por conquista o absorción, a los tehuelches, que sí serían argentinos. Investigadores del Conicet han aclarado que se trata de un mito sin sustento real pues ambos pueblos son preexistentes a la constitución de los Estados argentino y chileno. Entrevistado el 2 de enero de 2015 por el programa radial Vamos por más, emisión también disponible por Internet, Sidders afirmó que “uno de los mayores peligros que se ciernen sobre la patria es la pérdida de la Patagonia por la venta de tierras a extranjeros y por el movimiento separatista mapuche, financiado por intereses europeos y norteamericanos”. El prelado hizo ese día referencia “al desastre que fue desde el punto de vista geopolítico que el intendente de San Martín de los Andes haya permitido y promovido izar la bandera mapuche junto a la bandera argentina en el territorio nacional”. A continuación se preguntó: “¿Qué diría la izquierda si en una de las principales ciudades turísticas del sur se izara la bandera inglesa o norteamericana al lado de la argentina?”.

El programa se emitía por el canal local de Cablevisión y Sidders se despachaba sobre su punto de vista en las relaciones sexuales premaritales delante de niños de 9 y 10 años

En el cierre de Ave María Purísima, era habitual que su conductor propusiera “rezar por nuestros policías, gendarmes, prefectos, la Federal, la Metropolitana, las comunales”. En una de las emisiones les añadió un consejo: “Bien puesto el chalequito y la pistola bien cargada”. En el programa de radio de 2015 antes citado, Sidders afirmó que “ya van 50.000 muertos por hechos de inseguridad en los últimos 15 años”. El entrevistador le acota que “son más de los que ellos nos mintieron” (en obvia alusión a los 30.000 desaparecidos), a lo cual el sacerdote le contestó que “vivimos una guerra civil larvada”. El clérigo apuntó que “prácticamente nadie, salvo el Obispo de Villa María y nuestro Arzobispo (Aguer), tienen el coraje y el valor de denunciar la violencia y la injusticia de que cientos de militares, oficiales de más de 70 u 80 años, por una cuestión de venganza, en contra de todas las normas del derecho, estén muriéndose en las cárceles sin condenas previas”. Concluyó que “siempre digo que algún día tiene que venir un criollo a estas tierras, decir basta y gobernar según los mandamientos de Dios”.

En ese mismo programa radiofónico, el cura afirmó que “no corresponde que un sacerdote haga proselitismo” cuando acababa de decir “la Carrió está reloca pero es la única capaz de sacar a la luz las miserias que están corroyendo a nuestra patria desde sus entrañas. Por eso, el candidato que la ponga a la gorda como fiscal general de la Nación tiene mi voto” y en su ciclo de televisión, se refería a Néstor y Cristina Kirchner como “los Kaka”. En otra ocasión manifestó al aire que “el Arzobispo (Aguer) piensa como yo, pero él lo dice con mucha más altura, porque yo soy un cura bruto, un cura de campo”.

Aunque había niños en el estudio y se trataba de una transmisión pública, Sidders no cuidaba mucho el lenguaje y hablaba de “falta de bolas”, “puteríos”, “culo sucio” o “bosta”. Al encarar la prédica del catecismo por ese medio audiovisual, se ocupó del “sexto mandamiento”, traducido como “sólo se pueden tener relaciones sexuales en el marco del matrimonio y con el fin de la procreación”, con la presencia en el estudio de un grupo de alumnos de cuarto grado, es decir de no más de 9 o 10 años. “Ustedes no van a entender mucho. Entiendan lo que puedan. Esto es para los adultos mayores y las viejitas que miran este programa”, les aclaró.

El ciclo también le sirvió de tribuna para pedir el voto calificado: planteó que el derecho al sufragio debía ser “para ciudadanos honestos y honrados que trabajen por el bien público, teniendo en cuenta sus responsabilidades y méritos, porque no es lo mismo Bernardo Houssay, Premio Nobel, que uno que vive juntando cartones”.

Mientras en 2014 se disputaba el Mundial de Fútbol de Brasil, el sacerdote afirmó mirando a cámara que “este circo no tiene que taparnos los quilombos que tenemos”. Apoyándose en lo anotado en la cartelera de papel, expresó que “el diablo emplea tres elementos, que son el aborto, el lobby gay y la eutanasia; esas son las armas diabólicas para destruir la imagen de Dios”.

Durante el programa grabado durante la semana de mayo de 2014, Sidders se embarcó en un llamativo ejercicio de revisionismo histórico. “Se habla de ‘relato’ en relación a esta última administración pero hace 200 años que estamos escuchando un relato”, dijo. Remontándose a 1810, señaló que “la bosta, el abono, que fomentó esta situación fueron las ideas iluministas que alcanzaron un desarrollo enorme durante la Revolución Francesa: la falsa libertad, la falsa igualdad y la falsa fraternidad”. El clérigo sostuvo que “el cabildo que realmente vale es el cabildo abierto del 22 de mayo, que con mucha inteligencia puso al frente de la Primera Junta a Baltasar Cisneros, el último Virrey, un marino, un héroe, para darle continuidad al gobierno”. En cambio, “el 25 de mayo es una fecha horrible, el primer golpe militar de la historia”. Para Sidders, “en ese cabildo tramposo, amenazaron a Cisneros para que renuncie. Y fue por imposición de los intereses económicos británicos y por obra de los abogados argentinos de los ingleses”. El cura opina que “Saavedra fue un buen hombre pero lo tomaron por gil”. A continuación hace su propia lista de réprobos (los defensores de “las falsas ideas iluministas”) y elegidos. Entre los primeros, ubica a Moreno, Castelli, French, Beruti, Rivadavia, Deán Funes, Alvear, Lavalle y Martín Rodríguez. Entre los segundos, a Belgrano, San Martín, Saavedra, Benito de Lué y Riega (aunque se sabe que el Obispo de Buenos Aires apoyó a los realistas y se opuso a la independencia), Pueyrredón, Álzaga, Dorrego, Rosas y Güemes.

Ave María Purísima contaba además con dos columnistas, el presbítero Christian Viña, párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Ensenada -quien asumía la conducción en ausencia de Sidders- y la médica legista Chinda Brandolino, ahora conocida por su postura en contra de las vacunas extranjeras y por sostener que el virus que produce la Covid-19 fue creado en un laboratorio. Ninguno desentonó con Sidders. Viña, quien fue un periodista relativamente conocido antes de ordenarse sacerdote, habló también durante el Mundial de Brasil de 2014 y afirmó que “promover el culto del cuerpo y el narcisismo, idolatrar la perfección física y el éxito deportivo, es una concepción materialista, podríamos decir marxista”. En el mismo programa, Brandolino, luego de rechazar “la leyenda negra de la conquista española”, expresó que “el pensamiento liberal que tanto daño ha hecho a nuestro país, que no se condice con nuestras raíces cristianas, empieza en Inglaterra con el calvinismo” y que “los préstamos de los organismos extranjeros traen como condición la legalización del aborto”. En una emisión previa, Viña había apuntado que “supuestas organizaciones de derechos humanos y otras organizaciones internacionales como las ‘Naciones Desunidas’ son rehenes de la masonería y del nuevo orden mundial”. El párroco de Ensenada también rindió homenaje al “glorioso escritor argentino Hugo Wast” (seudónimo de Gustavo Adolfo Martínez Zuviría, nacido en 1883 y fallecido en 1962, quien hizo gala de su antisemitismo en libros como “El Kahal”, de 1935, en los que aludió a la “conjura judía”).

Entre otros personajes, participaban el también cura y ex periodista Christian Viña y la médica Chinda Brandolino, hoy militante antivacunas

La ultraderecha católica siempre ha sostenido que la Edad Media, con el peso decisivo de la Iglesia, fue una época de gloria y que la decadencia de la humanidad es producto de la reforma protestante, el humanismo renacentista y la Revolución Francesa. En cuanto al continente americano, Sidders dejó en claro en Ave María Purísima que no hubo etapa superior que aquella previa a la expulsión de jesuitas y franciscanos en la que “los territorios eran una unidad política, social, económica y religiosa”.

En otra emisión, la del 6 de diciembre de 2014, Brandolino dijo que su hija fue misionera en China y que le contaba que hay un restaurante en Shangai “que sirve como un manjar los chiquitos abortados”, lo cual provocó la incredulidad del mismísimo Sidders. La médica señaló ese día que “la revolución sexual, la liberación sexual, el sexo fuera del matrimonio, es la peor revolución de la historia, porque ha destruido a la familia. Es la obra más explícita del demonio en toda la historia de la humanidad. Y esto no es una evolución natural del pensamiento humano: es originado en el marxismo, en el comunismo”.

Recientemente se viralizó una entrevista realizada a Brandolino por Nicole Neumann en su cuenta de Instagram en la que, aparte de compartir ambas el rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo, la médica habló de “falsa pandemia”, afirmó que el Covid-19 “es un virus de laboratorio”, sostuvo que “las cifras de muertos están falseadas para aterrorizar”, aseguró que “la fabricación de las vacunas es un gran negocio para Bill Gates y su amigo George Soros”, manifestó su desconfianza respecto “de las vacunas importadas sobre las que no tenemos ningún control de calidad” y expresó que sólo se daría una vacuna si es realizada en el país. Desde el sitio web Chequeado.com desmintieron varios de sus dichos. El año pasado, luego de intentar sin éxito obtener alguna candidatura por parte de algunos de los partidos que agitan el pañuelo celeste, Brandolino hizo público que su voto sería para el Frente Patriota encabezado por Alejandro Biondini, dirigente de reconocidas simpatías con el nazismo.

Nota principal > Otro cura platense acusado de abusos sexuales en un colegio

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *