La realidad sin chamuyo

Con el eje puesto en la defensa de la educación pública, el reclamo por la aparición de Santiago Maldonado y la ley de fomento a la producción autogestiva, se realizó el 6° foro de revistas culturales independientes. El crecimiento del sector: cuando informar es una obligación moral y no un negocio.

Por Matías Ortega

Bajo el lema “Hacemos periodismo. Hacemos autogestión. Hacemos futuro”, los editores reunidos en la Asociación de Revistas Culturales Independientes de la Argentina (AReCIA) se volvieron a encontrar en el sexto Foro de Revistas Culturales, que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires.

El Foro comenzó el viernes con un “revistazo” desde la Universidad Nacional de las Artes hasta Plaza de Mayo. Como parte de la actividad performática, los editores leyeron un manifiesto frente a la Pirámide de las Madres de Plaza de Mayo y reclamaron por la ley de fomento a la producción independiente y autogestiva de comunicación cultural.

Luego el Foro se trasladó San Telmo, hacia las aulas del centro educativo Isauro Arancibia, una primaria para jóvenes y adultos en situación de calle. “Es un proyecto pedagógico innovador que se va construyendo a partir de las vivencias particulares, como una gran plataforma de restitución de derechos”, explicó Victoria Yornet, una de sus coordinadoras. La elección del lugar no fue casual: la defensa de la educación pública fue uno de los ejes del Foro.

Dentro de la cursada del Isauro funciona hace once años un taller de revista que publica “La realidad sin chamuyo”. “La revista es un espacio de reflexión con los alumnos, quienes de manera colectiva y atravesados por la situación de calle van proponiendo sus temáticas de interés, no sólo de denuncia sino del amor, de la sexualidad y del trabajo”, resumió Yornet en diálogo con La Pulseada.

El edificio del centro educativo además atraviesa un conflicto con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien amenaza tirarlo abajo para abrir la Avenida Paseo Colón, con el objetivo de ampliar el Metrobus del Bajo. “Por el momento, hay una medida cautelar que frenó esa decisión, lo que no significa que no vuelvan a arremeter. Nos ofrecen re-localizaciones y tememos que sea en función de debilitarnos”, dijo Yornet, quien remarcó el gasto en obra pública que implicó acondicionar el edificio y lo que significa para la población en situación de calle como lugar de referencia.

Informar: una obligación moral

El Foro continúo con las experiencias de las revistas Cítrica y Mu en la cobertura de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, primeros medios en cubrir el caso desde el territorio.

“Iban más de diez días de que Santiago estaba desaparecido y el tema pasaba desapercibido, no había ningún medio en el territorio y nos llamaba mucho la atención, eso nos decidió a ir. Fuimos a buscar un testimonio directo de la comunidad y nos sorprendió el nivel de repercusión que tuvo”, recordó Maxi Goldschmidt, periodista de la revista Cítrica, primero en hablar con la Lof en Resistencia de Cushamen y narrar los detalles de la represión del 1º de agosto.

“Luego laburamos juntos con Lucas Pedulla de Mu, él estaba en Esquel, siguiendo más de cerca la causa y generando testimonios muy importantes como testigos y amigos de Santiago. Laburamos juntos y eso nos demostró que hay un camino para profundizar entre los medios independientes”, sintetizó Goldschmidt a La Pulseada.

“Somos una cooperativa así que un viaje siempre es algo costoso, pero hicimos el esfuerzo y no pensamos en la repercusión, sino que lo sentimos como una obligación moral”, cerró el periodista de la revista Cítrica, una cooperativa conformada por los ex trabajadores del Diario Crítica.

La potencia del sector

Durante la jornada del sábado, Daniel Badenes, integrante de La Pulseada, y Nahuel Lag, de NAN, expusieron sobre el nuevo panorama del sector con la exposición de los principales resultados que arrojó la sexta edición del Censo de Revistas Culturales: se censaron 169 revistas, que generan trabajo para 1.500 personas.

Y, a pesar de que el precio de tapa de las revistas sufrió una inflación del 49% y que el 30% de las  impresas tuvo que reducir su tirada en el último año, el dato más trascendente para el sector fue el crecimiento del alcance de lectores. Según el censo, 7 millones de personas por mes consumen revistas culturales independientes, tanto en formato web como impreso.

Si bien la mayoría de las revistas censadas provienen de CABA o del Gran Buenos Aires, también fueron parte del Foro editores del interior del país. “Estar todos juntos nos hace ver la fuerza del sector, la cantidad de lectores que tenemos, la potencia de las publicaciones y la pluralidad de voces”, destacó Alejandro Palma, de la revista Al margen, que se edita desde hace catorce años en Bariloche.

“El caso de Santiago Maldonado nos demostró que cuando los medios independientes abordan una misma temática e intercambian información, logramos incidir en la agenda a nivel nacional”, apuntó también Palma, quien destacó el trabajo informativo de radios comunitarias de la Patagonia junto a la red de medios mapuches.

“FM Alas de El Bolsón es el medio que mejor ha trabajado el tema y han sido amenazados no sólo sus  periodistas, sino también militantes que acompañan la causa de los pueblos originarios. Nosotros conocemos lo que se viene gestando desde el principio y hay aspectos, como la presencia de Pablo Noceti (jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad de Nación) en la Pu Lof el día de la represión, que en Buenos Aires trascienden quince días después”, dijo el integrante del colectivo Al Margen.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X