Berisso y el estado del arte

In Edición Impresa -
- Updated
121-EscuelaArteBerisso
Foto: Luis Ferraris

Cumplió 40 años una de las pocas instituciones públicas de nuestra región que brindan una formación artística integral y abrieron el panorama teórico y práctico a lo popular. El aniversario llegó con un panorama particular: el edificio tiene problemas serios y la comunidad educativa experimenta un proceso de participación novedoso. Reclaman inversión a las autoridades provinciales. 

Por Facundo Arroyo

Fotos Luis Ferraris

En la Escuela de Arte de Berisso, niños, jóvenes y adultos acceden de manera pública y gratuita a una formación integral artística, básica y terciaria, única en la región. Allí se cursan profesorados en Artes visuales (pintura, grabado, escultura, cerámica) y en
Música (educación musical, canto lírico y canto popular, violín, violoncello, flauta, saxo, piano, guitarra criolla, guitarra eléctrica, trompeta, batería y bajo eléctrico). También tecnicaturas en Diseño gráfico, Ilustración, Vitral y Actuación teatral. Uno de los sellos de la escuela es la impronta popular.

Este corazón cultural de la ciudad portuaria funciona en la avenida Montevideo. El edificio, que tiene problemas de electricidad, techos y aberturas provocados por la ausencia de mantenimiento, no fue construido en el siglo XIX. No convive con las estructuras arquitectónicas clásicas del partido de La Plata ni ha sido abandonado. Es nuevo y la escuela está allí hace 25 años. Sin embargo, hace cuatro que se viene deteriorando y la comunidad educativa reclama que las autoridades tomen cartas en el asunto.

A partir de los primeros reclamos en la Escuela que dirigen Gerardo Guzmán y Cecilia Soto se hizo un diagnóstico y comenzó una obra de reparación. La Dirección Provincial de Infraestructura Escolar contrató a la empresa COVE SA, que sin licitación asumió el acuerdo para realizar los trabajos. Habitual proveedora del Estado para reparación de edificios, COVE paralizó la obra iniciada en la Escuela berissense por el arrastre de una deuda anterior. En mayo pasado, una fuerte lluvia provocó daños mayores. El resultado parcial fueron ocho aulas clausuradas, problemas de instalación eléctrica que ponen en riesgo a la comunidad de la Escuela y el peligro de derrumbe del techo.

Esta situación urgente determinó que surgieran asambleas multitudinarias en las que participaron docentes, no docentes, autoridades, alumnos, integrantes de otras instituciones, militantes de partidos políticos, vecinos y familias de Berisso. Después hicieron dos marchas: una en Berisso, con destino al Consejo Escolar, y otra hacia la Dirección Provincial de Infraestructura Educativa en La Plata, desde la plaza Rocha (7 y 60). Durante este período de reclamos, y por precaución, se realizaron clases abiertas, con jornada completa, en las puertas de la institución, para dar a entender que las clases dentro del edificio ya no eran posibles.

Pablo Besser, docente del profesorado en Proyecto de Producción Musical y en Lenguaje del FOBA (Formación básica intensiva) y administrativo en la Escuela de Arte, protagoniza esta lucha que continúa. “Nuestro reclamo puntualmente siempre se dirige a la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Cultura y Educación; tuvieron que generar un subsidio para poder resolverlo. El tema es que una cosa es que lo generen y otra es que aparezcan los fondos”, resume para La Pulseada. Y agrega: “Es una vergüenza porque el Ministerio cuenta con sectores para poder brindar mantenimiento a las instituciones. Conquistamos que nos manden el dinero y que la empresa termine su trabajo, pero también queremos que la empresa se haga cargo de las consecuencias que sufrió la escuela por su abandono. Todavía la plata para esa etapa no está”.

“Es importante remarcar que el proceso de asambleas fue impresionante. La convocatoria fue muy abarcativa, eso denotó lo importante que es la escuela. Fue un aprendizaje porque no había experiencia en eso —reflexiona—. Lo novedoso y fuerte fue la confluencia de todos los sectores que hacen a la escuela. Cuando se potenció todo esto y los medios le dieron cobertura hubo una respuesta de los funcionarios y lograron que aparezca la plata”. Y advierte: “Que no estuvieran los fondos va más allá de la eventualidad de una lluvia. La dificultad de la Escuela es un problema en conjunto respecto a lo que está pasando en nuestro sistema educativo. Esta reflexión se vio significativamente reflejada en el canto principal de las dos marchas que hicimos. Decía: ‘No fue la lluvia, no fue un ciclón, esto es el ajuste para la Educación’. La plata que se tenía que dedicar para nuestra Escuela o tanto para otras no estuvo y no está”.

Soneto del poeta

“El arte no es un lujo, Mozart no es un lujo, no debiera serlo. Es una necesidad del espíritu. El mundo sería otro sin su música. Un hombre a través del arte puede ir construyéndose un edificio dentro y cada uno es responsable de que el edificio sea más sólido. O de que se caiga en mil pedazos, o de que no exista. Y un hombre sin esa arquitectura interior no es un hombre entero”. Cuando Atahualpa Yupanqui pensó o escribió o declaró estas palabras seguramente lo haya hecho desde algún banco de madera, con algo de silencio en aquel lugar y pensando, eso sí seguro, desde una perspectiva popular, desde la narración popular, desde la música popular.

“Hay que tener en cuenta la importancia que tiene la Escuela para la ciudad y el partido entero”, decía Besser. Junto a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, la Escuela es una de las pocas instituciones musicales que han abierto el panorama teórico y práctico hacia lo popular y no sólo de nuestro país: búsqueda es la del arte de Latinoamérica con enfoque universal. Los planteles docentes se han visto reforzados por profesores y músicos de carrera trascendental y muchos egresados han sido reconocidos en otros ámbitos. Además, la Escuela cuenta con un auditorio, “Salón central”, que ofrece espectáculos abiertos todas las semanas. Por allí pasan la orquesta municipal y artistas de reconocimiento local, nacional e internacional. También se organizan clínicas y seminarios que convocan a músicos reconocidos. La última semana de junio, el percusionista Mariano “Tiki” Cantero (integrante de Aca Seca, colaborador de Liliana Herrero), brindó a docentes y alumnos un entrenamiento rítmico mediante el que se propone una experiencia dirigida a fortalecer la percepción del ritmo y el sentido interno del tiempo. Con su presencia se dio inicio al Ciclo “El ritmo musical desde el cuerpo”, que coordina Besser y desde junio hasta noviembre contará con la presencia de destacados referentes de la música percusiva.

Durante algunas de las jornadas de protesta, La Pulseada dialogó sobre la importancia de esta institución con algunos músicos. Cintia Coria es cantante de Música popular, docente en la carrera “Canto popular” y da clases en la Facultad de Bellas Artes en “Canto y Percusión” y en “Introducción a la ejecución musical grupal”. Sobre Berisso dice: “Creo que el valor radica en que es un espacio que contiene desde la Educación pública y gratuita a jóvenes y adultos con deseos de formarse y expresarse en la rama de lo artístico, teatro, pintura y música. Es también uno de los lugares institucionales educativos que abrió puertas a la idea de que la Música Popular, y en mi caso el Canto popular, sean tan valiosos como otras expresiones artísticas europeas de siglos anteriores y por ende, dignas de ser estudiadas, aprendidas, discutidas, tocadas y compartidas con lo mucho que ellas tienen de rito y de encuentro”.

El bajista Omar Gómez (integrante, entre otros proyectos, de La Orquesta Popular Chango Farías Gómez) es docente en Berisso hace 15 años. A partir de esa experiencia explica: “Es la única escuela de la zona que tiene las carreras de bajo eléctrico, batería y guitarra eléctrica, instrumentos innegables ya en este 2014. Que un alumno tenga la posibilidad, tocando algunos de estos instrumentos, de tener un título oficial me parece maravilloso y súper necesario”.

Alumna de Omar, luego compañeros en un dúo de bajo que está por sacar un disco y a una materia de recibirse en la Escuela, Leticia Carelli agrega: “La Escuela me ha dado tanto… Gracias a ella estoy trabajando de docente. Podés empezar a dar clases con el 50% de la carrera hecha; primero di clases en jardines de infantes y ahora en una secundaria en Bavio. Conocí muchos amigos y lo que más me gusta de la escuela es que es algo así como personalizado el trato con los profes. No sos un número como en las facultades. Sos vos, desde el primer día”.

Las protestas, fieles al mundo de un artista, se desarrollaron acompañadas de intervenciones en vivo. La lucha que los mantuvo unidos con toda la comunidad no ha terminado, pero uno de los mayores referentes de la música popular ya lo ha dicho: “Es mi destino, piedra y camino” (Atahualpa Yupanqui).

 

La apuesta al arte

En la Escuela de Arte de Berisso trabajan 200 docentes y 10 administrativos y cursan unos 800 alumnos que en general estudian también en instituciones como la Facultad de Bellas Artes y el conservatorio Gilardo Gilardi (La Pulseada 118), para formarse tomando opciones de cada ámbito.

La provincia de Buenos Aires tiene una importante oferta en escuelas de estética como la berissense, donde se puede arrancar a edades tempranas en talleres y seguir con la formación terciaria, en profesorados y tecnicaturas de Música, Literatura, Expresión corporal, Plástica, Teatro, Diseño y otras disciplinas.  La Dirección de Educación Artística tiene 36 escuelas de Educación Estética, establecimientos no obligatorios, públicos y gratuitos, formados en la década de los ‘70 y con una fuerte identidad propia conseguida en más de 30 años. La de Berisso cumplió 40 años en diciembre de 2013.

El deterioro

En el edificio de la Escuela hay humedad, las instalaciones eléctricas están deterioradas y falta membrana en techos. Este último fue uno de los mayores inconvenientes cuando la empresa CODE abandonó la obra: había levantado parte de la membrana, cayó una fuerte tormenta y se inundó todo. De las 26 aulas quedaron clausuradas ocho, pero todas tienen problemas de humedad, de electricidad y de aberturas.

Difusión

 Además de la cobertura que hubo de medios locales y nacionales, la Escuela pudo difundir su reclamo a través de su propio programa de radio, que se llama “Montevideo y 11” y sale al aire los jueves de 17 a 19 por FM Difusión 98.1 (www.fmdifusionberisso.com.ar). Este programa recibió premios de interés local y regional por su aporte periodístico, académico, institucionales y de extensión.

También se los puede contactar y apoyar por las redes sociales. En Twitter: @montevideoy11 y en Facebook: Escuela de Arte de Berisso.

También te puede interesar!

Avances y retrocesos en las condenas por los crímenes del Pozo de Arana

Aunque los represores Miguel Etchecolatz y Julio César Garachico recibieron perpetuas, el Tribunal decidió no enmarcar los delitos en

Read More...

Las Fulanas Trío vuelven “al filo del cumbión”

Presentan su nuevo disco con un repertorio cien por ciento latinoamericano, el sábado 14 de mayo en el Auditorio

Read More...

Diez años de la Ley de Identidad de género

Hace una década el movimiento trans y travesti lograba un hito: su derecho a recibir un trato digno y

Read More...

One commentOn Berisso y el estado del arte

  • Muy buenas!
    Quisiera saber si, en caso seguro de prescindirlo, podría comunicarme próximamente a algún teléfono de linea o celular.
    Muchas gracias, y saludos!

    Lua

Dejar un comentario:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu