Caso Ponce de León: hay un testigo desaparecido

Como en el caso Angelelli, en la época la dictadura habló de un accidente. Ahora se investiga un delito de lesa humanidad

Desde el lunes se desconoce el paradero de un testigo del asesinato del obispo Carlos Ponce de León en la dictadura. Ya había estado secuestrado en 1977. .

Un testigo clave por un crimen de lesa humanidad está desaparecido desde el lunes. Víctor Martínez, fue testigo del asesinato del obispo de San Nicolás Monseñor Carlos Ponce de León en julio de 1977. La familia de este testigo y ex detenido desaparecido presentó un habeas corpus a la justicia y esta mañana en diálogo con Informativo FARCO la abogada de Martínez, Gabriela Scopel, confirmó que “lamentablemente desde el lunes no tenemos noticias de Víctor. Él salió de su casa cerca de las dos de la tarde. Tenía que ir a una escribanía y después tenía una cita con el médico, y no concurrió a ninguno de los dos lugares”.

Víctor Martínez estuvo desaparecido durante un año en 1977 después de que increpara al represor Fernando Saint Aman, jefe de la represión en la zona de San Nicolás, por el asesinato del obispo Ponce de León. Martínez fue testigo del asesinato del religioso que era su tutor legal: “Él estaba en el auto viajando a Buenos Aires el 11 de julio del ’77 cuando… Él estaba dormitando en el auto, lo dice claramente en la declaración, cuando es despertado por un fuerte golpe, y que lo arrastran de los pelos para sacarlo del auto. Así que bueno, eso es lo que él recuerda, recuerda voces, recuerda pasos, recuerda borceguíes, que pueden haber sido de la policía, de los bomberos o del ejército que realmente lo tenía amenazado al obispo”.

La letrada dijo además que la causa por el asesinato del obispo está empantanada en la justicia y que no tiene impulso del juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo. Scopel también afirmó que Víctor Martínez ya había recibido amenazas: “Después de la declaración sufrió amenazas telefónicas, sus amigos fueron llamados y amenazados y hasta un día, de hecho. Una tarde haciendo una de sus caminatas con uno de sus amigos fueron abordados por un auto, separaron al amigo de él, lo golpearon y le dijeron que no molestara más con San Nicolás, ni molestara más al juez, ni molestara más al teniente coronel Saint Aman”.

“Lamentablemente desde el lunes no tenemos noticias de Víctor. Él salió de sus casa cerca de las dos de la tarde. Tenía que ir a una escribanía y después tenía una cita con el médico. Y no concurrió a ninguno de los dos lugares. Él vive en el barrio de Buenos Aires de Palermo, así que bueno, estamos realmente muy preocupados. Víctor tiene una esposa y un hijo adolescente, y bueno, no tenemos noticias de él”, aseguró la abogada de Martínez a Informativo FARCO.

Está desaparecido un testigo del asesinato del obispo Ponce de León en la dictadura PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 20 de Abril de 2011 13:45
Un testigo clave por un crimen de lesa humanidad está desaparecido desde el lunes. Víctor Martínez, fue testigo del asesinato del obispo de San Nicolás Monseñor Carlos Ponce de León en julio de 1977. La familia de este testigo y ex detenido desaparecido presentó un habeas corpus a la justicia y esta mañana en diálogo con Informativo FARCO la abogada de Martínez, Gabriela Scopel, confirmó que “lamentablemente desde el lunes no tenemos noticias de Víctor. Él salió de su casa cerca de las dos de la tarde. Tenía que ir a una escribanía y después tenía una cita con el médico, y no concurrió a ninguno de los dos lugares”. 

 

Víctor Martínez estuvo desaparecido durante un año en 1977 después de que increpara al represor Fernando Saint Aman, jefe de la represión en la zona de San Nicolás, por el asesinato del obispo Ponce de León. Martínez fue testigo del asesinato del religioso que era su tutor legal: “Él estaba en el auto viajando a Buenos Aires el 11 de julio del ’77 cuando… Él estaba dormitando en el auto, lo dice claramente en la declaración, cuando es despertado por un fuerte golpe, y que lo arrastran de los pelos para sacarlo del auto. Así que bueno, eso es lo que él recuerda, recuerda voces, recuerda pasos, recuerda borceguíes, que pueden haber sido de la policía, de los bomberos o del ejército que realmente lo tenía amenazado al obispo”.

La letrada dijo además que la causa por el asesinato del obispo está empantanada en la justicia y que no tiene impulso del juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo. Scopel también afirmó que Víctor Martínez ya había recibido amenazas: “Después de la declaración sufrió amenazas telefónicas, sus amigos fueron llamados y amenazados y hasta un día, de hecho. Una tarde haciendo una de sus caminatas con uno de sus amigos fueron abordados por un auto, separaron al amigo de él, lo golpearon y le dijeron que no molestara más con San Nicolás, ni molestara más al juez, ni molestara más al teniente coronel Saint Aman”.

“Lamentablemente desde el lunes no tenemos noticias de Víctor. Él salió de sus casa cerca de las dos de la tarde. Tenía que ir a una escribanía y después tenía una cita con el médico. Y no concurrió a ninguno de los dos lugares. Él vive en el barrio de Buenos Aires de Palermo, así que bueno, estamos realmente muy preocupados. Víctor tiene una esposa y un hijo adolescente, y bueno, no tenemos noticias de él”, aseguró la abogada de Martínez a Informativo FARCO.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *