Sonidero cuyano

117-Trafico-TintoDisco

Tinto

Orozco-Barrientos – Sony

Y ahí están, otra vez, hombro con hombro. Otra vez esa pinta de sabandijas encima —tanta gracia, tanto talento—. Otra vez las entonaciones caprichosas y la voz inconfundible de Barrientos y las guitarras hermosas y universales de Orozco. Y ahí están, otra vez, hechas a cuatro manos, sus canciones enormes, imperecederas.

Producido junto a Gustavo Santaolalla y Aníbal Kerpel, “Tinto”, tercer álbum del dúo, es un producto folclórico, mendocino, irreverente, bien guitarrero. Es, además, un extenso poema al vino. Pleno de cuecas, tonadas y gatos, el disco cuenta con composiciones propias, tales como las hermosas “Bajo los sauces”, “Pelota de trapo” (una línea recta hacia Violeta Parra en forma y contenido: “sueño en el vacío, con los perseguidos, pelota de trapo, ay, ay, ay, con el miedo al lado ay, ay, ay”), “Cara sucia”, “El amor puede salvar”, o esa especie de western eléctrico y mendocino que es “Chilenitas” donde dejan bien en claro que “si es preciso navegar, es mejor que sea con vino”. Y también recogen parte del cancionero cuyano en “La refranera” y “Póngale por las hileras” (Félix Palorma), “Tordo viejo” (Laborda y Fruttero), “Quien te amaba ya se  va” (Alberto Rodríguez) con Liliana Herrero y Teresa Parodi como invitadas, y la anónima “Tonada del arbolito”.

Allí van, allí vuelven ellos, hacia las raíces, hacia esas músicas de cuño tradicional. Y lo hacen ahora, acá. No hay una mirada nostálgica sino que marchan hoy, esos cuatro pies, al futuro. Después de escuchar estas canciones —canciones en las que viajan el amor, el vino, las derrotas, las victorias, el viento mismo— bien vale, como ellos, gritar al aire: “¡Salú, compadre; salú, comadre!”.

Nacho Babino

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *