Primer festival: Una cita para que se vea cine en Ensenada

El primer festival será un certamen internacional con el que se busca el encuentro y la difusión de las artes audiovisuales en la ciudad ribereña  La cita es del 6 al 8 de diciembre con el agua como eje temático que atraviesa todas las producciones.

Por Martina Dominella

Hoy en día, si alguien que vive en Ensenada y quiere ir al cine como salida de fin de semana o como plan familiar tiene que viajar hasta La Plata. Aunque hace 5 años el municipio impulsó la reinauguración de la Sala Cine Teatro, el espacio no cuenta aún con una cartelera regular de películas. Tampoco hay un circuito cinematográfico para dar a conocer las producciones que se están realizando en la ciudad.

Un grupo de chicas sub 30 –muchas de ellas ensenadenses– vinculadas de diferentes maneras con la realización audiovisual, el diseño, el arte y la gestión cultural, observaron esta situación y se propusieron hacer algo. Eso fue tomando forma hasta materializarse en el Festival Internacional de Cine de Ensenada (FICE), que se realizará del 6 al 8 de diciembre. Josefina Biasotti, Carmen Queirel, Victoria Ferlan, Marian Gutiérrez (Diamantina), Catalina Poggio, Ayelén Eva Ruiz de Infante y Mariel Umbidez pusieron creatividad y manos a la obra.

“Nos juntamos a pensar qué hacer con el cine en Ensenada. Hace un año empezamos a plantear ideas, hasta que esto tomó la forma de un festival”, apunta Carmen. “El objetivo principal es que vuelva el cine a Ensenada, reactivarlo”, suma Josefina. “Salió esa idea de darse a conocer con un festival, una actividad importante, y como consecuencia de eso, que a futuro se generen otras actividades vinculadas al cine”, agrega Victoria.

“Pensamos poder devolverle a la sociedad lo que nos dio en relación a la Universidad, pensarnos como gestoras culturales y como transmisoras del poder que tiene el lenguaje audiovisual. Y, desde eso, hacer un link con el territorio, con toda la belleza que nos dio la selva en nuestra infancia”, explica Carmen. Y remarca: “Buscamos darle nuestra propia impronta, no queremos que sea algo tan académico, más allá de que siga algunos cánones de un festival”.

Una de las propuestas más fuertes es que la ciudad cuente con una Sala INCAA, un espacio auspiciado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales para la difusión de producciones cinematográficas argentinas a precio accesible. A comienzo del siglo pasado, Ensenada llegó a tener siete salones o bares que proyectaban películas. Todos dejaron de funcionar en la década del ‘50. Hoy no cuenta con ningún cine y esos lugares tomaron otros destinos: uno es un supermercado, otro es sede de la Sociedad Italiana, en otro están los Bomberos y los restantes están abandonados. “Hay poca información sobre estos espacios y nos interesa indagar en eso, también sabemos que hay personas mayores en la comunidad que nos pueden dar esa información”, señala Carmen como otra de las ramificaciones posibles de este proyecto.

Tema: el agua

Esta primera edición del Festival tiene como tema central el agua y busca reunir a la comunidad en torno a este rasgo identitario que atraviesa toda la región. Las organizadoras explican que entienden el agua de lo más concreto a lo más poético, como un elemento desde el cual pensar la realidad y el paisaje ribereño.

“La región están atravesadas por el río, el puerto y el Astillero. Nos parecía importante ver no sólo como nuestre vecine se vincula con el agua, sino también cómo lo hacen otras comunidades”

“Mi mamá me enseñó a nadar en el río, mi papá me enseñó a navegar. El río es parte de mi historia. Pensar que si vas por diagonal 74 en 15 minutos en micro podés ver el río en el horizonte, a veces nos sentimos lejos de eso”, resalta Carmen. “Ensenada y la región están atravesadas por el río, el puerto y el Astillero. En ese sentido, nos parecía importante ver no sólo como nuestre vecine se vincula con el agua, sino también cómo lo hacen otras comunidades y otros países”, explica Josefina y cuenta que recibieron más de 500 producciones con mucha participación internacional.

En la convocatoria, hicieron hincapié en las producciones regionales, aunque con apertura a proyectos de otros lugares del país y del mundo. “Cuando lanzamos la convocatoria empezaron a aparecen un montón de productores ensenadenses que no conocíamos”, repasa Josefina.

La sede principal del FICE será la Sala Cine Teatro Municipal, reinaugurada en 2014 como parte de la puesta en valor de espacios culturales de importancia para la comunidad local. “La sala cuenta en la actualidad con una gran variedad de actividades y talleres promovidas por la Secretaría de Cultura del Municipio, pero no con una programación regular de cine. Es por eso que el Festival pretende ser una puerta de entrada para generar una constancia cinematográfica en Ensenada, con el deseo de recuperar la experiencia de ir al cine como parte de la oferta cultural para quienes habitan la región”, cuentan las organizadoras.

Durante esos días también habrá propuestas en la Vieja Estación, el Mercado Municipal y el Playón, con una proyección al aire libre. Habrá tres funciones diarias de largometrajes y una competencia internacional de cortos. Los cronogramas estarán disponibles en las redes sociales y en la web oficial del festival (www.fice.com.ar) a mediados de noviembre. Si bien el festival está centrado en el cine, tendrá un carácter interdisciplinario que convoca a artistas visuales, teatrales, de la danza, multimediales. Siempre con el eje en lo acuático.

“Queremos que toda la ciudad esté atravesada por el festival, queremos alojar a diversos públicos, salir de la sala y llevar el cine a la calle”, expresa Carmen. Esta pluralidad de espectadores implica pensar también propuestas para niños y niñas y para personas de la tercera edad. El día de apertura habrá una propuesta para el trabajo con escuelas, con funciones de animación y un taller de cine con celular.

Otro de los desafíos que se propusieron fue desarrollar estrategias para que la gente de La Plata sea parte del Festival. El objetivo es “poner en diálogo a la región a través del cine”. En ese sentido, se realizaron dos jornadas Pre FICE durante octubre y noviembre en el Pasaje Dardo Rocha y en la Facultad de Bellas Artes con la proyección de Mekong Paraná – Los últimos laosianos (de Ignacio Luccisano) y Las hijas del fuego (de Albertina Carri).Queremos descentralizar esa situación de que la gente de Berisso y Ensenada tenga que ir a La Plata al cine, pensar que los y las platenses vengan también acá”, detalla Josefina.

Un pueblo protagonista

El festival cuenta con el apoyo del Municipio de Ensenada y la Facultad de Bellas Artes de la UNLP. Fue declarado de interés legislativo y académico por ambas instituciones. “Para nosotros representa un hecho muy importante tener este primer festival en la ciudad, que tiene mucho que ver con nuestra historia. Hemos recabado información sobre filmaciones y actividades cinematográficas que se hicieron en la ciudad y que vamos a estar difundiendo durante este festival, justamente para remarcar el vínculo entre nuestros escenarios naturales, industriales y urbanos, para que muchas cosas se filmen y se produzcan acá”, expresa Esteban Bravo, secretario de cultura de Ensenada, en diálogo con La Pulseada.

A comienzo del siglo pasado, Ensenada llegó a tener siete salones o bares que proyectaban películas. Todos dejaron de funcionar en la década del ‘50

Bravo señaló que en la ciudad se están realizando cortometrajes, largometrajes, prácticas de estudiantes de Bellas Artes, una serie y hasta un musical, y muchas de estas producciones cuentan con apoyo del Municipio. “Hay una expectativa respecto a lo que pueda pasar en el festival, apostamos a esta primera experiencia y estamos muy contentos de apoyar el trabajo audiovisual. Creemos que el Estado tiene que tener un rol clave en impulsar estos proyectos y eso en Ensenada es una política. Es importante que podamos plantearnos que una ciudad industrial de trabajadores pueda desarrollar su propio cine”, cierra.

Además, resaltó la importancia de la elección del agua como tema central: “Es algo que a nosotros nos atraviesa en nuestra identidad como pueblo ribereño, que se ve en lo natural, en el desarrollo económico y urbano de generaciones y generaciones de ensenadenses”.

Las organizadoras del FICE explican lo que resulta una declaración de principios que la guió en la organización. Entienden al cine como disciplina para contar la historia regional, pero también como espacio de goce y disfrute para toda la comunidad: “Confiamos en que ir al cine no debe ser un privilegio, sino una posibilidad de y para todos y todas”. //LP


Sé agua, amig*

Quiero ser como el agua, que no duda, valerme de la caída y dejarme llevar por la pendiente. Ser yo misma. Permitirme estancarme para luego, ágil y brillosa, echarme a correr y perseguir lo que no fue dado. Mientras tanto, alguien rodeado de asfalto, tendrá la necesidad de ponerse una concha marina en el oído y escuchar la vibración del mar. En mi pecho, un corazón que persevera en calma. Por fuera, imito el galope del agua, para avanzar en medio del peligro, modesta y antigua. Es mi condición reunirme con otras como yo, con más agua. Ella sostiene mi cuerpo y a la vez, me habilita a flotar sobre ella. La imaginación es un navío y el océano, una pantalla lista para ser proyectada.

(Texto de invitación al FICE)

 

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *