Llegan las clases y también los amigos de siempre

Se acabaron las vacaciones para los pibes de la obra y comienza un año de nuevos desafíos. Los útiles escolares, guardapolvos y demás bártulos colegiales son esenciales para que los chicos empiecen con todas las pilas. Por suerte, nunca falta el apoyo de la gente que se la juega y nos trae de todo: pinturitas, lápices, mochilas… lo que se les ocurra. Este año contamos con dos donaciones que nos facilitaron un montón la compra general de útiles. Nos llegaron varias cajas enormes de parte de la Juventud Pincharrata, y del laboratorio Abbott Argentina. Los enanos del Hogar se abalanzaron sobre ellas, pero fueron interceptados por las educadoras, que hicieron el debido conteo y posterior distribución. Desde este humilde espacio les decimos MUCHAS GRACIAS, ya que ese aporte se ve reflejado todos los fines de año, con los pibes pasando de grado.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *