La paciencia de un hombre enorme

127-Trafico-SuenoBallenasDisco-película

El sueño de las ballenas

Juanito el cantor

De su primer disco, “12 canciones de amor y una botella de vino”, a “El sueño de las ballenas”, la vida musical de “Juanito el cantor” maduró como una huerta multifrutal. Por un lado creó La nube mágica y un disco homónimo. Luego fundó el nuevo sonido para la banda de Gustavo Cordera y produjo proyectos como Fauna y Soema Montenegro.

Cuando pensó “Todo el tiempo” (un vals soñoliento), Juanito lo hizo inspirado en el concepto de lo que sería este segundo disco. Pero pasó tiempo, 8 años en que además de esta grabación hicieron un mediometraje dirigido por Fernando Radl. El trabajo viene acompañado por postales, una declaración de amor e informativa de Juanito y dibujos en óleo dirigido por Bamba Mink & Tu Vieja. Entonces “El sueño de las ballenas” es un disco, una película, unos dibujos, unos textos, un montón de momentos. Y tiene dos claves: la paciencia de su autor musical e intelectual (que dirá en su texto: “El proceso creativo de una obra es en sí mismo un lugar para estar”) y la sensación de que este material es el eslabón perdido entre su trabajo solista y grupal. Sin ir más lejos, la mitad de los músicos de La nube participa en canciones como “En el ojo de la tormenta” (un punk sideral), “El salón de los espejos” (que dice “Llevo en mí una nube”) o la genial “Los poetas” (el momento free jazz). La primera escena del mediometraje es este hombre de pelo lacio a la cintura y barba zen flotando sobre algún lago del sur, imagen que funde las comparaciones y propone el sueño de cualquier criatura enorme.

Facundo Arroyo

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *