“La literatura es un modo de apropiarse de la palabra y del deseo”

Casa Joven de la Obra de Cajade fue elegida como espacio para inaugurar las actividades itinerantes del Festival Internacional VaPoesía, un evento que se realiza desde 2013 para acercar a escritores y escritoras -y sus producciones- a barrios postergados.

Por Martina Dominella

En sus siete ediciones, el Festival Internacional “VaPoesía-Argentina” ya recorrió más de 20.000 kilómetros y convocó a más de 120 poetas de distintos países bajo la consigna “literatura e inclusión”. Está destinado a niños, jóvenes y adultos de barrios y comunas alejadas de los centros urbanos y/o en situación de riesgo social. Su idea es que escritores y escritoras compartan su oficio y sus producciones para que constituyan una herramienta de inclusión y un incentivo para quienes participan de las actividades que tienen lugar en escuelas, centros de detención, comedores comunitarios, refugios y poblaciones originarias.

“La literatura se transforma en una herramienta más para la inclusión social llevándola hasta aquellos lugares con menores posibilidades de acceso a esta experiencia. La palabra es nuestro medio de socialización y de comunicación con los otros, tiene un significado poderoso y movilizador”, explican desde la organización.
Este año, el festival se desarrolló entre el 27 de mayo y el 8 de junio en Buenos Aires y Mendoza. El martes 28 de mayo fue el turno de Casa Joven, casa de día de la Obra de Cajade para adolescentes ubicada en Barrio Aeropuerto, y allí se acercaron los escritores Jacques Rancourt (Canadá), Margarita Laso (Ecuador), Alejandra Méndez Bujonok (Rosario) y Marta Miranda, coordinadora de la propuesta. El encuentro fue durante una tarde de sol en el patio de la casa, con un gran tablón dispuesto para compartir mandarinas, manzanas, libros, charlas y poesía.

Esa jornada fue la primera actividad en territorio de la séptima edición del festival. “Yo conozco la Obra de Cajade hace muchos años y con Marcelo Serena (profesor del taller de Música de la institución) siempre conversábamos sobre lo que hacen en Casa Joven. Entonces empezamos a conversar y finalmente se dio el encuentro, porque se ajustaba perfectamente a los tipos de lugares donde elegimos ir: lugares social y económicamente de riesgo, donde los chicos encuentran contención”, contó Marta Miranda a La Pulseada.

Un mano a mano de literatura
A diferencia de algunas propuestas más tradicionales vinculadas a la poesía, VaPoesía busca generar diálogo e invertir la ecuación de invitados/espectadores que acuden a escuchar un escritor/protagonista. “Estas experiencias, en parte, son una sorpresa. La actividad depende de las personas con las que vamos a compartir. En el caso de Casa Joven, había una expectativa grande y era un lugar nuevo para nosotros, con chicos y chicas de franjas etarias diferentes. La experiencia es algo que podés organizar, pero hasta que no estás en territorio no sabés. Fue muy emocionante, un compartir, un mano a mano de literatura. Para Jacques fue una emoción ver a los chicos el esfuerzo por escuchar en francés y ver que les encantaba la música de ese idioma, que agarraban sus libros y querían leer sus poemas en voz alta”, agregó Marta.

El encuentro generó en algunos de los chicos un interés por seguir acercándose a la literatura

Días después de la jornada, seguía el entusiasmo en Casa Joven. “Ellos vinieron a contarnos de cómo hacían las poesías. Está bueno contar en poesía todo lo que te pasa a vos, lo bueno y lo malo. A veces las cosas si no las contás las tenés todo el tiempo en la cabeza. Está bueno contar uno sus cosas, escribirlo y que muchas personas sepan por lo que estás pasando”, contó Jaqueline. Por su parte, Alexander relató: “Vimos las diferencias entre poesías de uno y de otro. También uno era de París, leía en francés y otra chica traducía”. “Vinieron, nos prestaron libros y leímos. ¡Todos los libros tenían títulos raros! Lo que más me gustó fue leer y escuchar cómo hablaban de lo que hacían”, sumó Bautista.

El momento de escucha generó también en algunos de los chicos un interés por seguir acercándose a la literatura, como en el caso de Maximiliano, que dijo: “A mí me dio ganas de seguir leyendo poesía. Me gustaría poesía que hable de los conflictos que hay en el colegio, el bullying”.

Marcelo y Milagros, educadores de la Casa, también acompañaron esta iniciativa. “Estuvo bueno porque no sé si todos están familiarizados con la poesía. En mi caso yo nunca había escuchado contar poesía en vivo. Estuvo bueno conocer algo distinto y varios chicos se engancharon y se quedaron leyendo. Fue un intercambio copado y también una forma de acercamiento a la literatura distinta a la de la escuela”, contó Milagros. Al igual que en todas las actividades de VaPoesía, se busca que los niños y jóvenes no sean meros oyentes, sino protagonistas, y que se construyan diálogos con los invitados. “La idea fue el intercambio de saberes y producciones: nosotros hablamos sobre Jóvenes y Memoria y del documental que estamos empezando a armar para llevar a Chapadmalal. Después se generó un momento de lectura y compartimos una merienda”, explicó.
En el repaso de las fotos que dejó esta tarde se ven la expresiones de alegría, concentración e interés, también los libros circulando de mano en mano y esa afirmación que plantea Marta Miranda ante cada encuentro: “La literatura es un modo de apropiarse de la palabra y del deseo”. /// LP


 Poetas que visitaron Casa Joven

JACQUES RANCOURT (Canadá)
Ha vivido en París desde 1971. Doctor en letras en la Sorbona, ha publicado unas veinte colecciones de poemas y libros de artista, ensayos y antologías dedicadas a la poesía francesa y de lengua francesa, así como traducciones de poetas de lengua inglesa y española. Dirigió durante más de treinta años el Festival de Poesía Franco-Inglés y la revista internacional de poesía y arte visual la Traductière, que fundó en 1983. Fue galardonado con el Premio Europeo de Poesía Dante 2018.

MARGARITA LASO (Ecuador)
Poeta, cantante y productora ecuatoriana nacida en Quito en 1963. Su trabajo musical se ha concentrado en la interpretación de géneros tradicionales y regionales del Ecuador, aunque ha extendido su producción hacia otros géneros latinoamericanos. En más de 30 años de actividad artística, ha producido trece discos compactos donde combina el legado del cancionero patrimonial con compositores contemporáneos.
Publicó seis libros de poesía: Erosonera, Abrapalabra editores, 1991; Queden en la lengua mis deseos, Abrapalabra editores, 1994; El trazo de las cobras, Abrapalabra editores, 1997; Los lobos desarmados, Ediciones Archipiélago, 2004; La fiera consecuente, El Ángel Editor, 2012; El camal de los leones, El Ángel Editor, 2018. También la compilación Poesía, Libresa, 2002 y el libro conjunto Colección 2 Alas.
En el año 1997 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade por su libro El trazo de las cobras. Por ocho años fue redactora del desaparecido periódico Hoy de Quito. Desde los años ’90 los textos de esta autora aparecen en antologías y traducciones, así como en páginas virtuales de poesía. Algunos de sus poemas han sido musicalizados y tiene también letras de canciones.

ALEJANDRA MENDEZ BUJONOK (Rosario)
Es escritora y productora cultural, además de colaboradora en diferentes revistas literarias del país. También es curadora de diversos encuentros literarios en su provincia. Coordinó los ciclos de lecturas: “Poesía en los Bares” organizado por Secretaría de Cultura y Educación de la ciudad de Rosario, “Poetas que leen a otros Poetas”,
“Poetas del Tercer Mundo”, y los trasnoches del Festival Internacional de Poesía de Rosario
(ed. 2010-2011) entre otros.
Actualmente coordina el ciclo de lecturas en la Biblioteca Argentina “Dr Juan Álvarez” y es co coordinadora del Área Letras del Complejo Cultural Atlas.
Ha participado en importantes encuentros o festivales de Poesía nacionales e internacionales. Figura en antologías nacionales y latinoamericanas.
Ha publicado: Tarde Abedul (poesía) editorial La Pulga Renga, Rosario (primera edición 2013 – segunda edición 2015) y Charlas con Cuchúa (poesía) Editorial DeAcá, Villa Mercedes, San Luis (2018).

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X