Familiares de víctimas de la inundación presentaron su asociación civil

AFAVI nuclea a los primeros damnificados por la pérdida de un ser querido que se agruparon después del 2 de abril de 2013.

En una conferencia de prensa que arrancó pasado el mediodía en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata y contó con adhesiones sobre todo de asambleas barriales, organizaciones sociales y estudiantiles, periodistas y medios, y familiares de víctimas de otras tragedias, el primer grupo de familiares de fallecidos que se formó después del 2 de abril de 2013 presentó oficialmente este jueves su asociación civil.

Se llama Asociación Familiares de Víctimas de la Inundación (AFAVI) y por la resolución D.P.P.J 000434 ya cuenta con personería jurídica. Piden “verdad, memoria y justicia y no como un eslogan”, recordó Sofía Breccia, una de las referentes del espacio, que el 2 de abril vio “la peor película de terror” de su vida cuando perdió a su abuela, “Tati” Velinzas.  Y solicitan colaboración de todo el arco político.

Además, como en todas las marchas mensuales que realizan junto a las asambleas barriales, siguen pidiendo el reconocimiento del número real de muertes por la inundación y de sus identidades, un plan de contingencia para emergencias, un plan de obras hídricas, la derogación del Código de Ordenamiento Urbano platense y exenciones impositivas. Y mantienen la colecta permanente que lanzaron el año pasado para brindar asistencia a damnificados que no se recuperaron del todo, buscan claridad sobre el funcionamiento de la morgue policial de La Plata (donde se realizó el reconocimiento y la entrega de los cuerpos) y anunciaron que seguirán reclamando el fondo de 35 millones de pesos asignado a inundados y no otorgado. Finalmente, quieren formar un archivo provincial por la memoria.

Para contactarse con AFAVI: familiaresdevictimaslaplata@gmail.com

El origen

El 4 de abril, cuando encontró a su papá, Pío, Gabriel Colautti entró en un torbellino de trámites “para resguardar lo poco que te quedaba: sucesión, créditos, pensión, seguros y, sobre todo, mi madre, Mirta. Cuando tenía todo cerrado, el 3 de junio (en la segunda marcha tras la inundación), me senté en un cordón de la plaza pero como espectador. A mirar. Fui con un perro”, le contaba el referente de los familiares a La Pulseada en octubre del año pasado. El 27 de junio tuvieron la primera reunión como subgrupo de familiares y se movilizaron desde entonces coordinando algunas acciones con la unión de asambleas barriales de la ciudad.

Varios se habían cruzado, sin conocerse, en la primera marcha, a un mes de la catástrofe, o en el tumulto oscuro de la morgue. Todos estaban agotados de trámites y de falta de respuestas. Y a todos les pesaba el silencio. “No hay manera de sentirte bien. Pero tengo dos opciones: o me tiro en la cama o transformo el dolor en acción”, resumió en ese momento Colautti.

La tensión con el gobierno de Pablo Bruera, al que responsabilizan por mucho de lo que ocurrió en 2013, viene desde los comienzos. El día de la primera marcha, el 2 de mayo, el Ejecutivo municipal organizó un acto en el teatro Coliseo Podestá con el Intendente, funcionarios, autoridades religiosas, representantes de colegios profesionales, cámara de la Construcción y otras instituciones, al que invitaron a familiares de fallecidos. Se les sumaba a reuniones y visitas de funcionarios, reiteradas y desordenadas, que venían recibiendo quienes todavía se sentían confundidos y agotados, sin comprender a dónde debían asistir, por qué, para qué. Algunos recibieron hasta cuatro o cinco llamados para ir ese día al Coliseo y no a la marcha, y después de ese “homenaje” se sintieron ofendidos.

Tiempo después comenzó a formarse una agrupación de familiares de víctimas homónima a la sociedad civil que acaba de presentarse en Trabajo Social, que la llama “la AFAVI bruerista”. Fabricio Breccia plantea que “todos tienen derecho a organizarse y reclamar lo que consideren justo, nadie puede ser más víctima que otro” pero la caracteriza como un espacio promovido por la Intendencia “para embarrar la cancha y para que el debate sea una bandera o una movilización”.

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *