En el edificio nuevo, Humanidades homenajeó a sus desaparecidos

Las autoridades de la Facultad recolocaron en el predio del ex BIM III una placa con 150 nombres de víctimas del Terrorismo de Estado que integraron esa comunidad educativa. En el acto de ayer a la tarde se refirieron al compromiso, a las complicidades, a la construcción de la memoria y a la complejidad del uso de los sitios.

 Por María Laura D’ Amico

“Esta no sería la Facultad de Humanidades si no trajéramos aquí con nosotros a nuestros desaparecidos, si no retomáramos desde  estas nuevas instalaciones sus banderas de lucha. Tampoco seríamos la Facultad de Humanidades si no asumiéramos el compromiso de hacer también de este lugar un sitio de memoria. Una memoria que tiene como eje un repudio a la última dictadura cívico militar y a todos sus cómplices”.

Con esas palabras, el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FaHCE) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Aníbal Viguera, transmitió a los cientos de personas que lo escuchaban en respetuoso silencio, el espíritu que esa comunidad educativa busca imprimirle al flamante nuevo edificio de esa unidad académica, donde durante la última dictadura funcionó un centro clandestino de detención.

Humanidades
Foto: Gabriela Hernández

“Queremos aportar a la construcción de una memoria que haga visible de manera clara lo que significó la dictadura como proyecto económico, como proyecto de los sectores dominantes en su conjunto y no sólo de las de las Fuerzas Armadas. Una memoria que ponga de manifiesto las complicidades civiles que la promovieron y la alimentaron, una memoria que nos sirva a la vez para seguir luchando por el juicio y el castigo a los responsables directos de ayer pero también enfrentando a quienes hoy  encarnan los mismos nefastos intereses que dieron origen al golpe militar de 1976”, afirmó Viguera, en medio de la lectura de decenas de adhesiones de organizaciones sociales, organismos de Derechos Humanos y personalidades del mundo académico y político.

“Hay muchos viejos y nuevos cómplices. Supuestos conversos a la fe democrática pero siempre listos para volver a golpear con métodos renovados”, expresó el decano. En ese sentido señaló que “hay estructuras y voluntades represivas que están allí, agazapadas, o dando golpes terribles como los fueron la desaparición de Julio López o el asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán” y agregó que “esas estructuras represivas anidan aún en prácticas policiales que siguen cobrando vidas desde Miguel Bru hasta Luciano Arruga, y que patotas sindicales o patronales siguen matando militantes como  Mariano Ferreyra, o a Cristian Ferreyra”.

Una lista en construcción

La placa que fue descubierta en la tarde de ayer en el patio del nuevo edificio de la FaHCE había sido colocada en la antigua sede de calle 48 entre 6 y 7, en 1995, por la Comisión de Memoria, Recuerdo y Compromiso. Tiene grabados 148 nombres de estudiantes, graduados, docentes y no docentes de la FaCHE que fueron detenidos y desparecidos durante la última dictadura pero, como dijo la docente Laura Lenci, oradora y encargada de la organización de la actividad, “la memoria es un proceso de construcción” y en la tarde de ayer se agregaron dos nuevos nombres de personas que pertenecían a la facultad pero no estaban incluidas en la lista: María Graciela González y Ana María Guzner.

Placa Humanidades
Foto: Laura D’ Amico

Otros nombres que figuran en la placa son el del músico y escritor Daniel Omar Favero, que estudiaba Letras; el del líder del Partido Comunista Revolucionario, Enrique Rusconi, que era trabajador no docente; el de la estudiante de Historia Laura Carlotto; y el estudiante de Psicología Carlos Esteban Alaye. En el acto realizado hoy, familiares de Favero, la hija de Enrique, Ana Rusconi; la madre de Laura, Estela de Carlotto y Adelina, la madre de Carlos Esteban convergieron junto a decenas de otros familiares que entre llantos acariciaban el mármol, como si acariciaran a sus familiares.

También están grabados los nombres de Diana Teruggi de Mariani –nuera de Chicha Mariani-, y el periodista Rodolfo Walsh, que cursaba el profesorado de Letras cuando fue secuestrado el 25 de marzo de 1977, un día después de su carta abierta a la Junta Militar.

Lenci explicó: “En 1995 la placa tenía 141 nombres. En 2006, en el 30º aniversario del golpe, completamos la placa con siete nombres más. En estos días se acercaron dos personas a decirnos que nos faltaban dos nombres. Pensábamos que probablemente este acto también sea un disparador para que alguien más nos corrija la placa. De a poco vamos sabiendo quiénes fueron nuestros desaparecidos”.

Ludmila da Silva Catela, profesora de la maestría en Historia y Memoria de la UNLP y directora del Archivo provincial de la Memoria de Córdoba, afirmó que “es fundamental que la facultad se extienda hacia el afuera y que pueda preguntarse qué pasó con este barrio durante el periodo del terrorismo de Estado. Tal vez el gran desafío será darle nuevos sentidos, abrirse a nuevas preguntas, aunque ellas sean incómodas”. Posteriormente, dejó un clavel rojo, símbolo de los desaparecidos y de la resistencia contra la dictadura en Córdoba, para colocar sobre la placa en nombre de todos los organismos de derechos humanos de esa provincia.

El nuevo edificio

Los tres cuerpos que componen al nuevo edificio de la FaHCE se emplazan en un predio de nueve hectáreas ubicado en  el barrio El Dique, de Ensenada, donde también funciona la Facultad de Psicología. Entre 1940 y 2000 perteneció al Ex Batallón de Infantería de la Marina Nº 3 (BIM III), dependiente de la Armada Argentina, que durante la última dictadura funcionó como un centro clandestino de detención que operaba bajo la órbita de la Fuerza de Tareas 5 de la Armada. De ese predio también salieron soldados, en su mayoría conscriptos, para participar de la guerra de Malvinas, en 1982.

Humanidades BIM III
Foto: Gabriela Hernández

“Este traslado ha sido posible gracias a la convergencia de varias decisiones políticas, sucesivas, por parte del Estado provincial, del gobierno de Ensenada y del Estado nacional”, afirmó Viguera, y resaltó “la lucha que dio el intendente (de Ensenada) Mario Secco –allí  presente- para evitar que en este predio funcionara el hipermercado Jumbo o una cárcel”.

Finalmente, Viguera se refirió a la polémica que algunos organismos de derechos humanos plantearon en torno al uso del predio del BIM III y enumeró que “tenemos previsto seguir con estas actividades que tienen que ver con la memoria, seguir profundizando la investigación sobre todo lo que pasó aquí; hemos entablado conversaciones con la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y de la Nación para avanzar en este proceso de señalización del predio, tenemos previsto seguir recuperando y estudiando los legajos de los estudiantes y el personal desparecido en la facultad, queremos también integrarnos al nuevo barrio que habitamos, recuperar la memoria del barrio con respecto a lo que fue el BIM III”.

Para concluir, expresó: “Sabemos que hay diversas posturas respecto a los sitios de memoria y distintas maneras de ocuparlos preservando su condición de tales. Nosotros seguiremos construyendo las nuestras, sin rehuir la polémica, pero con la plena convicción de seguir luchando por memoria, verdad y justicia, sin olvido, sin perdón y con los compañeros desaparecidos presentes, ahora y siempre”.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *