El western revisitado

 

CINE

La balada de Buster Scruggs

Dirección: Joel y Ethan Coen

(Estados Unidos, 2018)

132 minutos

Disponible en Netflix

A fin de 2018, siguiendo con su política de producir obras de realizadores prestigiosos, Netflix dio a conocer La balada de Buster Scruggs, de los hermanos Coen. Iban a filmar una serie en seis capítulos que acabó siendo una película dividida en episodios. No todos alcanzan igual brillo. Pero sí es evidente que, a medida que se suceden, los climas distendidos van dejando paso a atmósferas cada vez más trágicas. El western se combina hábilmente con otros géneros, como el épico, la comedia negra y hasta el musical. Hay dosis recargadas del cinismo, desesperanza y humor negro habituales en Joel y Ethan. Vemos primero a un jugador profesional de naipes capaz de desenfundar muy rápido la pistola. Luego a un ladrón de bancos sin demasiada suerte. Más tarde a quien ofrece un espectáculo ambulante junto a su hijo y se revela atrozmente cruel ante el fracaso. A continuación a un solitario buscador de oro que comprueba que el hallazgo del filón llega de la mano de los problemas. En la historia más extensa y lograda, una joven se une a una caravana con el deseo de encontrar en Montana un marido y una nueva vida. Al final, cinco personajes se pintan a sí mismos mientras dialogan en el interior de una diligencia. Enhebra a estas anécdotas dispares la idea de que, en una época tan brutal, los sueños estaban condenados a desmoronarse. Fatalidad y muerte abonan una visión nihilista de la existencia. Hay ingenio narrativo, esplendor visual y actuaciones notables. Lástima que los Coen, como a veces Tarantino, pongan su virtuosismo al servicio de lo que casi nunca sobrepasa al mero juego burlón. Igualmente es un filme que se disfruta.

Carlos Gassmann

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X