El reclamo de “niñeces” y juventudes

En Julio (La Pulseada 141), contamos el nacimiento de un espacio de encuentro de organizaciones que trabajan con niñas, niños y adolescentes, apurados por el hambre, las violencias y el abandono de sus barrios.

En octubre, esa Coordinadora de Niñez, Juventud y Territorio de la región, se unió a espacios del Conurbano para realizar una caravana que unió Plaza San Martín en La Plata con Plaza de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires. Fueron dos días de banderas y cantos por villas y barrios, pidiendo políticas para la infancia y la juventud a ritmo de murga, con fibras, crayones y avioncitos de papel. En esta revista, la última del año, prestamos nuestras páginas centrales para que nos regalen una crónica y algunas imágenes de la caravana, como un testimonio de lo que queremos para 2017: caminar colectivamente hacia un país con infancia, con las pibas y los pibes como protagonistas.

Texto y fotos: Coordinadora de Niñez, Juventud y Territorio

 

El 25 y 26 de octubre los pibes y las pibas del Encuentro Niñez y Territorio sacaron sus energías luchadoras de caravana. Junto a sus educadorxs y colaboradorxs, y a compañerxs grandes y pequeñxs de organizaciones populares, viajaron desde La Plata a Capital, sembrando semillas de esperanza en cada uno de los espacios que les ofrecieron su solidaridad.
La Caravana de los Pibes y las Pibas tuvo su apertura en Plaza San Martín, donde las organizaciones de la Coordinadora de Niñeces, Juventudes y Territorios de Berisso y la Plata recibimos a lxs compañerxs, y lxs chicxs subieron sus voces al escenario. Tras marchar a Plaza Italia a tomar los micros, la Caravana emprendió viaje hacia Quilmes, al canto de “marchamos por la vida, por el pan, marchamos por trabajo y dignidad”. Luego, lxs chicxs fueron recibidxs por compañerxs de Red Sur, y se sacaron el frío de la lluvia a pura murga. La noche lxs abrazó con un nuevo acto, un partidito de fútbol, una cena compartida, y un merecido descanso, en el polideportivo de la Unión Solidaria de Trabajadores de Wilde.
El segundo día, la caravana partió temprano hacia la villa 21-24 de Barracas, Capital Federal, donde lxs chicxs protagonizaron una marcha hacia la Parroquia Caacupé, y compartieron su alegría al ritmo de cumbias y tambores. En el mismo barrio, se encontraron con lxs pibxs y profes de la Escuela 12, y tras un buen almuerzo, llegaron a 9 de Julio y Avenida de Mayo, para encabezar la columna de organizaciones populares que movilizaron hacia Plaza de Mayo y cerrar esta experiencia de lucha con las palabras de lxs chicxs, la música del coro del Frente Territorial Salvador Herrera y de la Orquesta En Movimiento, y una acción simbólica de la necesidad de respuestas que tienen lxs niñxs y jóvenes del pueblo: un chaparrón de avioncitos de papel que sobrevolaron las rejas que nos separan de la Casa Rosada. En sus alas volaron, escritas en fibra y crayón, palabras de reclamo y esperanza que dan a chicxs y grandes el ejemplo de que hoy, como ayer, podemos creer que la ternura vencerá.
Desde nuestra Coordinadora apostamos a propuestas como ésta, para deconstruir las prácticas adultistas y patriarcales que sostienen al sistema capitalista, y construir alternativas que enfrenten la profundización de las políticas represivas hacia lxs chicxs desde su participación protagónica. Creemos firmemente en ellxs cuando dicen “no somos el problema, sino parte de la solución”.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *