El hambre es un crimen: crónica de la Obra del Padre Cajade

Nuestra Obra nace y se refleja en la figura de quien es nuestro referente político y espiritual, nuestro querido Carlos Cajade. 
Cajade fue un cura tercermundista que entendió siempre la religión como una herramienta para la transformación de la realidad social, para la inclusión de los eternos postergados, para hacer de este mundo un lugar un poco más humano.
Desde este lugar, dio su pelea por los más vulnerables y decidió fundar, junto a un grupo de educadores populares, un hogar para pibas y pibes en situación de calle con los que venía trabajando en una parroquia de Berisso.

“El Hogar de la Madre Tres Veces Admirable” nació en 1984, con la premisa de poder devolverle a los pibes y pibas la ternura que la pobreza les robó al nacer. Darles la posibilidad de que crezcan en un ambiente familiar y amoroso, y de aprender un oficio a partir de los emprendimientos productivos que la obra fue creando: la chacra “Don Juan Acuña”, la panadería “El viejo Pepe”, y la imprenta “Grafitos”. El eje fundamental de nuestro hogar fue desde el comienzo, el trabajo en pos de la protección y restitución de los derechos, la contención afectiva y la construcción de un proyecto de vida tanto individual como colectivo.

Con el paso del tiempo, la obra se fue agrandando y se sumaron las casitas de día: Casa de los Bebés, Casa de Los Niños, Casa Joven y Chispita. Las mismas, se fundaron con la intención de poder contener a las pibas y pibes de barrios humildes, mientras sus padres trabajan: “Si no resolvemos las causas, indiscutiblemente, es muy difícil resolver las diferencias. Yo creo que hay que hacer un trabajo de los dos lados. Un trabajo asistencial para tratar de cubrir la necesidad del momento y un trabajo sobre las causas para tratar de que cada niño se pueda criar con su papá y con su mamá y no en este tipo de hogares”, decía Cajade. Actualmente, las casitas trabajan con aproximadamente 300 niños, niñas y adolescentes que almuerzan, meriendan, reciben apoyo para las tareas escolares y realizan actividades y talleres como biblioteca, computación, folclore, capoeira, plástica, entre otras. Hacen un fuerte trabajo con las familias en el desarrollo comunitario y en el vínculo con otras instituciones barriales.

La Obra fue creciendo, se fortaleció y llegó a tener su propio medio de comunicación: Revista La Pulseada y La Pulseada Radio. Desde este medio, se difunden contenidos y modos de tratamiento alternativos que implican un compromiso con la lucha por una sociedad más justa e igualitaria, batallando contra los discursos hegemónicos que pretenden que los pibes y las pibas se mantengan en la marginalidad. Desde acá también, se da la “pulseada”. Decía Cajade: “El pibe es un futuro dirigente para la realización de un país distinto. Nosotros, de alguna manera, tenemos la esperanza de que este tipo de Obras, sirvan para formar cuadros, que el día de mañana vayan realizando un país para todos”.

Cajade tuvo una participación política muy activa, fue secretario de derechos humanos en la Central de los Trabajadores Argentinos en la Provincia de Buenos Aires y fundó junto a Alberto Morlachetti, el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, organización que nuclea en la Argentina las obras de protección de la niñez. También integró la Comisión Provincial por la Memoria, destinada a denunciar los crímenes de la última dictadura militar en la Argentina y recibió en más de una ocasión a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Siempre del lado de los más desprotegidos, en defensa de los derechos humanos y de los derechos de la niñez en particular. Es ese es el camino que hoy intentamos seguir, dando la pelea día a día.
¿Por qué marchamos? Porque tenemos un compromiso histórico que se gestó junto a nosotrxs en la lucha por una infancia feliz para que todos los argentinitos de nuestro país puedan acceder a los derechos que les corresponden. Porque necesitamos una actualización del monto de las becas para seguir sosteniendo nuestro hogar convivencial y casitas de día. Porque consideramos urgente el reconocimiento del trabajo de nuestros educadores socio comunitarios que cada día ponen el cuerpo para transformar la realidad de los pibes y pibas. Porque creemos que es necesario un control de los organismos de promoción y protección de derechos en el tratamiento periodístico de los medios de comunicación sobre niños, niñas y adolescentes. Porque confiamos en que lxs adultxs que nos gobiernan, tienen que aprender a mirar con los ojos de los pibxs para recuperar la infancia del alma: hay que recuperar la sonrisa de lxs pibxs porque “un país donde sus niños no son felices es un país frustrado, un país que hipoteca su niñez, hipoteca su presente e hipoteca su futuro”.

El jueves 27 de septiembre convocamos a marchar junto a más de 30 organizaciones de La Plata, Berisso y Ensenada que trabajan con niños, niñas y adolescentes.

El hambre es un crimen.
Marchamos.

Asamblea de Organizaciones de Niñez.

Adhesiones a elhambreesuncrimenlp@gmail .com

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X