El Colegio de Trabajadores Sociales adelanta su duro informe sobre la catástrofe social

“Las respuestas inmediatas y posteriores a la inundación surgieron casi exclusivamente de la sociedad civil” y “la política pública quedó reducida a acciones desarticuladas, sin planificación, y un manejo discrecional de los recursos disponibles”, concluye el primer relevamiento sociosanitario post abril, que se adelantará mañana en la jornada de lucha en la plaza San Martín, a seis meses del temporal. 

Como anticipó La Pulseada, mañana, en el marco de la conmemoración por los seis meses de la inundación del pasado 2 de abril, se presentarán datos del Relevamiento socio-sanitario de barrios inundados que llevó adelante el Colegio de Trabajadores Sociales. Se trata del único trabajo de ese perfil que se realizó a partir de la catástrofe, y las primeras conclusiones dan cuenta de la magnitud en que la sociedad civil suplió al Estado en tareas esenciales durante el abordaje.

El adelanto del informe se dará a conocer en la mesa redonda pautada para las 15 horas en la plaza San Martín, mientras el informe completo se difundirá el miércoles 9 de octubre en la Facultad de Trabajo Social. La investigación contó con más de 1.500 voluntarios (en su mayoría estudiantes y profesionales de Trabajo Social junto a otros profesionales y vecinos), que relevaron 3.300 viviendas, ubicadas en 27 barrios afectados, fundamentalmente del Partido de La Plata, aunque también incluyó barrios de Berisso y Ensenada.

Los coordinadores del relevamiento informaron que “el proyecto surgió de la necesidad de contribuir, con información confiable, al conocimiento de las causas y daños producidos en los barrios afectados por la inundación. Al mismo tiempo da cuenta de las características y alcances de las respuestas brindadas por el Estado, y describe las acciones colectivas desplegadas por las organizaciones sociales y políticas, además de las tareas asumidas por los vecinos ante la catástrofe social”.

Principales conclusiones

Como contó esta revista, entre los resultados más relevantes se resaltan que:

-“No se trató de una catástrofe natural, sino social».

-“Las respuestas inmediatas y posteriores a la inundación fueron realizadas casi exclusivamente por las organizaciones de la sociedad civil. En tanto, la política pública quedó reducida a acciones desarticuladas, sin planificación, y un manejo discrecional de los recursos disponibles”.

-Los planes de vacunación fueron “rápidamente cortados” y faltaron protocolos útiles para detectar lo que pueden considerarse patologías derivadas. Por ejemplo, el estrés post traumático.

-En el 28,5 % de las viviendas, el agua alcanzó hasta 0,50 mts; el 34,55%, desde 0,60 mts a 1 mts; el 23,4% desde 1,10mts a 1,50mts; y el 11,79%, entre 1,60 a 2 mts.

-Más de la mitad de las viviendas encuestadas (57, 25%) tuvieron la necesidad de evacuarse en la tormenta del 2 de abril. Aunque solo pudo evacuarse el 81,16% de los que manifestaron la necesidad de hacerlo.

-del total de evacuados consultados, el 97% lo hizo con ayuda de la sociedad civil y sólo el 3% restante contó con la de algún nivel del Estado;

-La evacuación de la población se realizó durante la tormenta en su gran mayoría (88,42%), refugiándose en casas particulares (78,72%), ya sean de familiares, amigos, o vecinos que dieron alojo solidariamente. En instituciones públicas, lo hicieron apenas el 4,77%.

-ante las dificultades para acceder al agua potable (que fue un factor alto de riesgo), también fue la sociedad civil la proveedora de este recurso, en más del 80% de los casos.

Desde el Estado, la Dirección de Medicina Preventiva del ministerio de Salud de la Provincia no actualizó en estos meses el informe de balance sobre el abordaje sanitario que había realizado a pocos días de la catástrofe, el 20 de abril. Así lo ratificó a La Pulseada el titular de la dependencia,  Ángel Luis Crovetto, consultado a raíz de la confirmación, esta semana, de una muerte por leptospirosis que ocurrió hace un mes en el hospital Español de La Plata y la familia de la víctima vincula con la inundación. En aquella oportunidad, con la ciudad todavía mojada, la dependencia emitió su “Reporte de situación-emergencia hídrica-ciudad de la plata”, que describe las etapas de la intervención sanitaria que se siguieron durante la emergencia y concluye que el Ministerio demostró estar preparado para afrontarla. El documento contiene un anexo específico sobre “tratamiento de leptospirosis” (una de las enfermedades infecciosas transmitidas por roedores y vehiculizadas por el agua) y un mapa con zonas de “desratización”.

De la presentación del informe completo, el 9 de octubre, participarán Atilio Borón; Julio Gambina, la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, Asambleas Barriales y diversas organizaciones sociales y políticas de la región.

Nota relacionada:

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X