Carta de una mamá 2: La casita es el único apoyo

Nota principal: Seguimos dando La Pulseada…

Me llamo Liz García. Soy madre soltera de dos nenas. Una tiene tres años y la otra tiene cinco meses. Mi hija va a la Casita de los Bebés. Desde que va ahí, ella ha mejorado su calidad de vida, aprendió muchas cosas, se divierte, juega, pinta y hasta aprendió a contar del 1 al 10. A veces, en el transcurso, en la casa y el trabajo, cuesta hacer y enseñar a los hijos y ella lo aprende ahí. A mí me afecta mucho el cierre de la casita. Yo ahora no trabajo y vivo del salario de la nena, que generalmente no alcanza. Ella, cuando va a la casita, sé que come y desayuna ahí. Por eso ahora me preocupa… Más que la casita no tengo ningún apoyo.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *