Buscando la estrella

126-LPR-ChapaEn noviembre, un grupo de chicos y chicas de la Casa Joven y el hogar convivencial de Cajade viajaron a Chapadmalal para el encuentro de “Jóvenes y Memoria”. Presentaron un video para debatir sobre “Seguridad/inseguridad” y las voces de ese viaje lleno de pibes de la Provincia pasaron por nuestro programa de radio.

Hace casi 10 años, para enfrentar las políticas de mano dura de la avanzada de Blumberg, Carlos Cajade pidió “ampliar el concepto de seguridad”. Ahora, pibes y pibas de Casa Joven y del Hogar retomaron esa posta y cumplieron con el pedido cuando eligieron el tema para investigar y trabajar durante un año, en el marco del programa “Jóvenes y Memoria” que organiza la Comisión provincial por la Memoria (CpM). Hicieron un video que incluye debates entre ellos y con sus educadores, y entrevistas diversas: Viviana Gota (Directora del Servicio Zonal de la Secretaría de Niñez bonaerense), Tomas Bover (educador de Casa Joven), Adriana (mamá de Agustín, pibe de Casa Joven), Javier Sahade (subdirector de La Pulseada), Pablo González (Centro de Tratamiento Ambulatorio Integral).

El video lo presentaron en Chapadmalal, en el cierre del encuentro anual, junto a miles de pibes de colegios y grupos de la Provincia y de la Ciudad de Buenos Aires. Su turno fue el domingo 2 de noviembre por la tarde, entre el frío y las nubes oscuras de la costa atlántica. Para algunos era la segunda experiencia allí (La Pulseada 116)

La Pulseada Radio (LPR) fue junto a Darío, Dani, Rocío, Brian, Néstor, Aaron, Nico, Agustín, Petro, Abraham, Leandro, Lautaro y Samuel. El micro que compartimos con los chicos del Centro Deportivo y Recreativo Villa Argüello y del taller de cine Diego Rodríguez, de Ringuelet, volvió a La Plata el martes 4 de noviembre a las 7 de la mañana. Ese mismo día, las voces de un viaje lleno de encuentros, jóvenes y memorias, pasaron por nuestro programa de radio.

Saber dónde

La apertura de Jóvenes y Memoria 2014 se hizo en una enorme carpa, cerca del mar y contó con la presencia de Adolfo Pérez Esquivel, presidente de la CpM. Frente a miles de pibes que gritaban cuando nombraban el distrito al que pertenecían, el premio Nobel de la Paz dio la bienvenida:

“Que enciendan las luces porque ustedes me ven a mí y yo no los veo a ustedes. Están en la oscuridad. La memoria no es para quedarnos en el pasado, la memoria nos ilumina el presente, porque es a través del presente donde podemos generar y construir la vida. Y ustedes son hacedores de vida. Este país, este hermoso país que tenemos muy maltratado, es nuestra casa común y tenemos que cuidarlo. Los medios de comunicación muchas veces haban de los jóvenes que hacen barbaridades, pero esto, la forma que ustedes crean, construyen, aportan a una nueva dimensión del pensamiento, no lo publican los medios, lo silencian”, dijo.

“¿Alguien le preguntó a un chico que vive en la calle, cuál es su seguridad? Ahora que hablan tanto de ‘seguridad’. Quieren sacar leyes, restricciones. Por eso es muy importante el trabajo que hacen ustedes con la memoria —continuó—. Un viejo proverbio dice: ‘Si no sabes a dónde vas, regresa para saber de dónde vienes’. Y nosotros tenemos que saber de dónde venimos, quiénes somos y a dónde vamos. Este país lo tenemos que construir entre todos porque muchas veces confiamos que los dirigentes políticos cambien el país. No, nosotros tenemos que cambiar el país y si los políticos no lo hacen tenemos que exigir que lo hagan”.

“De otra cosa quería hablarles: del sentido de la resistencia frente a las injusticias, frente al dolor de nuestros hermanos y nuestras hermanas. Los pueblos indígenas, los campesinos, los jóvenes, las mujeres… Tenemos que tratar de cambiar esto de que ‘vivimos sociedades violentas’. (…) Nosotros tenemos esa responsabilidad y tenemos que pasarles esa posta a ustedes, para que asuman el compromiso de esta patria grande, que es el sueño de todos aquellos que la hicieron posible”.

Malvinas y el revés

Jonathan Fernández (19) es de Lanús y llegó con su colegio para presentar un video con testimonios de ex combatientes de Malvinas. “Hoy, en Chapa nos quejábamos de que no teníamos sal en la comida, pero ver lo que nosotros recopilamos en el video, la comida que comían, todo frío o quizás que no comían… Te da escalofrío —reflexionó con LPR después de presentar su trabajo en el auditorio de uno de los hoteles del complejo de Chapadmalal—. Sigamos peleando porque somos jóvenes. Que no se apague y que se sigamos peleando por los derechos. La educación no ve esto de Malvinas”.

“Hay muchos proyectos como Jóvenes y Memoria, Mercosur, Parlamento Joven… muchos proyectos que no los muestran los medios de comunicación —continuó—. Todos dan que el 80% de los jóvenes estamos perdidos, pero para mí es al revés. El 80% de los jóvenes estamos luchando, con experiencias muy lindas”.

¿Qué es la seguridad?

Eso se preguntaron los pibes de la Obra de Cajade para producir un video después de investigar un año. ¿Se respondió? Sí. Las respuestas fueron varias: el miedo, la soledad, la oscuridad, que no haya suficientes policías, la corrupción, que no tengamos derechos…

“La seguridad la tenemos que construir entre todos —dijo Néstor (Hogar de Cajade), en una entrevista posterior a la presentación—. Hay gente que por la apariencia nos juzga a los jóvenes y piensa que porque tenemos visera o una capucha vamos a hacer alguna maldad. La gente tendría que ponerse a pensar y no ver tantos noticieros porque exageran mucho y llenan la cabeza. Nosotros no tenemos la culpa de tener la vida que tuvimos o los que están en la villa no tienen la culpa de todo lo que pasaron”.

“Es la primera vez que vengo acá y está bueno compartir cosas. Escuchamos a otros pibes que piensan diferentes que nosotros y está bueno escucharnos”, concluyó Néstor, en una charla con trabajadores del área de prensa de la CpM.

 

La trata

La voz de otro Jonathan (20) se escuchó ese martes en LPR. Integra el grupo del taller de cine Diego Rodríguez, de Ringuelet, que en Chapa presentó una ficción para debatir sobre la trata de personas para la explotación sexual. Fue una idea surgida de una participante del taller, perteneciente a la comunidad paraguaya y preocupada por la problemática que afecta a muchas jóvenes de esa nacionalidad.

“El tema surgió a partir de charlas entre nosotros —contó Jonathan— La trata la vivimos cotidianamente, aunque no lo veamos. Siendo personas normales, si la Policía y el Estado no hacen nada, podemos parar nosotros esto que es esclavizar a las mujeres como objetos sexuales”.

“Estas personas están al acecho para poder robarse a esas personas como caramelos”, contó Jonathan un rato después de proyectar el video que muestra a dos chicas hablando en una terminal de micros que terminan “presas, esclavizadas”.

Este taller de cine funciona hace casi diez años, en Ringuelet. Hoy no tienen un lugar propio para funcionar. “Estamos a la deriva… Ahora nos juntamos en la casa de los compañeros, hasta que podamos lograr con esfuerzo recuperar nuestro espacio”.

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *