Bosque profundo

Un documental aúlla la ciudad. Es una radiografía del hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata. Se trata del segundo filme en la vida del club Decano de América. La Pulseada compartió una noche en la que la proyección se inició a las 22.

Por Gabriel “Colo” López

bosque-profundo-webEl documental de Diego Galliani refleja “el costado sociocultural del fenómeno Gimnasia”, dice el propio director, amante del rock tanto como de su club Tripero.

En la frontera de La Plata y Berisso, el predio El Bosquecito (donde se entrenan las divisiones infantiles), fue uno de los escenarios más significativos para las primeras proyecciones de la peli. La fecha patria del 9 de julio reencontró a los próceres del tablón, con un grado de lealtad tan arraigado que no llamó la atención escuchar a un Fercho Domínguez, conductor del programa de radio Lobotemático, informar que “un día como hoy, de 1910, goleábamos 10 a 1 a River, siendo la máxima goleada de nuestra historia”.

Pautada para las 22, como era lógico de suponer, en realidad la hambruna de un sábado a la noche llevó a demorar varios minutos en poner play. En el buffet del predio, donde se desarrolla el fútbol infantil y juvenil de la institución, desfilaban los “long play de harina” (metáfora usada por un bohemio de aquellos, para referirse a la tradicional pizza). Entonces, ¿a qué hora empezaría? Sí, 22 horas y 22 minutos…

Bosque Profundo se estrenó este año, después del éxito que tuvo “La Pasión”, una película que también se metió en los recovecos más profundos del gimnasista hacia fines de 2015.

“Esta fue la tesis con la que me recibí en la facultad de Bellas Artes”, dice el fanático, que recordará por siempre aquel día en que lo estrenó en el Anfiteatro del Bosque y al toque metió dos proyecciones en el cine Select, ambas a sala llena.

El descenso

bosque-profundo-web-3“Gimnasia desciende al Nacional B”. Cruda, la primera voz humana surge de un silencio en el que se editaron varios rostros con señales de desesperación aquel 30 de junio de 2011. Así decidió empezar el autor del guión. El punto de partida es el descenso. La vuelta a Primera, según la apreciación del cineasta, fue posible gracias al fervor de los hinchas y de los jugadores. En ese orden. Por eso, los actores principales terminan siendo los líderes de distintas barriadas y agrupaciones albiazules: Ezequiel Griffo, de la Filial Villa Argüello; Juan Maldonado, de la Placita de El Mondongo; Mauro Alvarez y Oscar Sanguinetti, de los Centinelas del Bosque; Pachi Suárez y César Romero, de Gimnasia y Nada Más; Andrea Celi, de la Filial Mondongo y Marina Santamaría, de Por y Para El Bosque.
En otro tramo, el sentimiento extremo del seguidor del Lobo es analizado por una socióloga, quien trató de poner claridad con palabras científicas: “Aquí no se da la finalidad instrumental, ya que muchas veces el hincha no recibe a cambio ese resultado que buscan tantos”. Otra invitada por Galiani en el viaje interior de su mente, es una sismógrafa del Observatorio. La experta da precisiones de cómo fue posible el movimiento de la tierra con aquel tiro libre del uruguayo José Batlle Perdomo, en un recordado triunfo 1-0 en la cancha de “ellos”.
“Soy ateo, socialista y gimnasista”, dice uno de los hinchas en el documental. “A mi hijo no lo dejo que lleve pinturita roja al colegio, y en caso de que vaya con una de ese color (el que identifica a Estudiantes), nunca tiene que ponerla al lado de una blanca”, dice otro.
Luis Díaz, mano derecha del recordado Néstor “Ronco” Basile, mete un rebaje a la euforia y ablanda las mucosas de unos cuantos: “Mi papá me llevaba de la mano cruzando el Bosque, íbamos a ver a Gimnasia y me decía: ‘¿Cómo vamos a llevar los perfumes y los olores cuando nos quieran mudar de nuestra cancha?’”.
De pronto, las imágenes del dramático 2 de abril de 2013, fecha en la que precisamente GELP nadaba en segunda. Entre las barriadas más afectadas se mostró la del crack Franco Mussis.

Sin fin

Los espectadores, con un fuerte aullido humano que transmite calor en plena medianoche invernal, se levantan de los asientos. “Dale Looo, dale Looo, dale Lobo, dale Lo”. Son 200 hinchas que habían dejado su dinero en la entrada a El Bosquecito, precisamente para que se ayude al club a mejorar la instalación de los pibes. “Queremos mejorar la iluminación”, dijeron a La Pulseada uno de los tantos de la Agrupación Gimnasia y Nada Más, que este 2016 transita su décimo año de existencia (y cada mes lo celebran con un evento).

bosque-profundo-web-1Una niña, Azul, tira del pantalón de papá, queriendo irse a casa. Otro pibito llora, llora mucho y el padre se mantiene firme porque no quiere perderse el final. Ese final que en Gimnasia tantas veces entusiasma y muchas otras preocupa.

“The End”, no surgió al término del laburo de Diego Galiani. No, esta no fue una de las tantas películas yanquis. Fue un retrato de un hincha para los hinchas. Y tal vez nunca quieran ponerle final al amor que sienten desde que un día llegaron por primera vez a la cancha de 60 y 118.

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *