La Negri: “El cumple de La Pulseada es mi cumpleaños”

In Edición Impresa, La Obra a diario, Niñez, Subnota -
- Updated

Por Javier Sahade
Fotos Gabriela Hernández

ir a la nota central

Hace dos décadas, con 5 añitos, en el estudio de fotografía de Alejandro Melkun, clavó su sonrisa en la lente y nos apuntó a todos. Carlos Cajade nos dijo que la revista nacía para una disputa política por un país con niñeces felices, como nos señalaba ella. Nos dijo que hagamos un periodismo que “aporte a si el mundo es para todos o sólo para unos pocos” y nos advirtió: nuestros enemigos deben ser los enemigos de la Negri, esa morochita hermosa del Hogar a la que la pobreza y el maldito V.I.H. le habían quitado a su mamá.

No podíamos no irla a buscar en este abril de 2022.

“Me pone contenta ser parte de ésto –dice con la primer lucecita roja del REC, porque para mí son dos cumpleaños. Tengo 25 y la primera revista fue cuando tenía 5, esa vez que estuve con Carlitos Cajade. Es un recuerdo muy grande, un nacimiento más”.

En su perfil de WhatsApp, María Laura de los Santos tiene la foto de “Señorita Púas”, una eriza que tuvo como mascota en los últimos años y en el Facebook, una abrazada a su abuela, con quien pudo reencontrarse en Misiones en 2019.

“Sobre la vida, ojalá que pueda suceder algo interesante –plantea. Soy ama de casa, no estoy haciendo nada y ojalá tenga un progreso, pero para mí no es sólo futuro, para mi es presente. No planear nada, solamente que vengan las cosas sin planificarlas”.

María hizo cursos, talleres, se formó en cocina, hizo masajes y antes que empezara la pandemia empezó danzas, y en 2021 se anotó en la facultad de Humanidades. Se fue del Hogar hace 5 años, se casó con Iván y se construyó una casa junto a la de sus suegros, en el barrio San Carlos. Dice que “quería empezar una familia, una nueva vida, proyectar…”. Poco después tuvo el mayor “golpe” de los últimos años, cuando perdió un embarazo. “Iba a ser mamá. Ojalá hubiese estado Carlitos y hubiese sido abuelo. No sé qué pasaría”, dice ahora, sentada frente al grabador.

“Ojalá en algún momento pueda formar una familia. A la vez, yo corro riesgo… No lo quiero pensar, pero… Es un deseo, de poder tener una familia y seguir adelante. Todo lo que tenga que pasar, pero hay que luchar igual”.

“También me pasaron cosas buenas, que tanto esperaba –cuenta. Fui a ver a mi familia, en Misiones. Vi a mi abuela, la mamá de mi mamá. Yo no conocí a mi mamá, pero fue algo especial con mi abuela. Mi hermana, Rosa, tiene dos lindos y hermosos hijos. Cuando cumplí los 15 vino de sorpresa y fue algo inesperado porque no sabía que tenía una hermana, y ahora me hablo por WhatsApp, me hablo con mi abuela, la salud está bien… ojalá algún día festejemos juntas porque cumplimos años el mismo día”.

“Conocí a mi tía, mis primos –continúa la Negri, tengo muchos primos, tíos abuelos. Es muy hermoso conocer de dónde venís, aunque nací en La Plata, en mi familia son todos de Misiones y parte de Brasil. Fue un lindo reencuentro. Algo incomparable”.

–¿Qué vas a recordar y qué vas a olvidar en el futuro?

Los recuerdos son una huella que toda la vida vas a tener. Ojalá que en el pasado hubiese conocido a mi mamá.

–¿Qué te asusta?

Algo que me salga mal.

–¿Qué te enoja?

No poder hacer las cosas bien, a veces.

–¿Sos feliz?

Soy feliz con la persona que me acompaña en todo, mi marido. Lo más lindo son los sobrinos, aunque están lejos. Para mi están cerca, poder escucharlos en un audio. Hoy empezó la segunda salita Josías. Josías y Ruth están en Misiones, pero después tengo a los mellizos Melody y Juan Manuel, que son de mi hermano Alejandro.

La Negri

La sonrisa calma

“Soy María Laura de los Santos, tengo 25 años, estoy casada hace 4 y hace 5 que me mudé del Hogar. Estoy muy tranquila”

La pulseada de la vida contra la muerte

“Para mí La Pulseada me ayuda a impulsar mucho, llegar adelante, no solamente la vida, sino por la salud también que uno va a peleando. Hoy por hoy estoy bien, tengo muchos cambios, me cambiaron los remedios… muy bien estoy. Antes tomaba muchos remedios y ahora no tanto. Es una noticia inesperada”.

Gracias a su largo tratamiento, la carga viral del V.I.H. con el que convive desde que nació, ya es “indetectable”, según los últimos análisis. “Son muchos años de poder combatir ese virus y no contagiar a la otra persona, incluyendo a mi marido –explica. Ojalá que pueda tener una familia y no contagiarla, como es normal. Es inexplicable cómo uno se siente. Es feo enfermarse todo el tiempo, estar a las corridas al hospital, tener bajas defensas, enfermarte de cualquier cosa. Es una lucha importante”.

De chiquita, Cajade le tuvo que hacer ejercicios de primeros auxilios más de una vez, corriendo a la guardia. Por eso esta revista representaba “La Pulseada de la vida contra la muerte”. Con la primera tapa, en abril de 2002, reclamó “el sueño grande de ojitos negros y niños felices, donde los amarretes del mundo no los condenen más al hambre y a la intemperie”.

“Es lo que yo trato de explicar, lo que es La Pulseada, no solamente para mí, sino para muchos –concluye esa niña de “ojitos negros”, ahora mujer. No soy la única en el mundo, hay muchos como yo”. /// LP

También te puede interesar!

Los autos antiguos vuelven al Hogar

Este domingo durante todo el día se realizará una nueva edición de la exposición de autos antiguos a beneficio

Leer más...

Documentos para habitar la memoria, la historia y los derechos

El valor y el potencial pedagógico de los archivos escolares y la importancia de que estén preservados, organizados y

Leer más...

Los 99 de Chicha

El día del aniversario de la ciudad es también el del cumpleaños de Chicha Mariani. La Asociación Anahí, uno

Leer más...

Dejar un comentario:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu