Subnota|julio 2013, 24

Las promesas del Municipio

Nota principal: El acceso al suelo en la zona donde todos vuelan

Reformar el Código de Ordenamiento Urbano (COU) es uno de los seis puntos que reclama la unión de asambleas barriales nucleadas tras la inundación de abril y una de las principales causas del desastre que identificaron expertos en hidráulica ante el fiscal que estudia las responsabilidades penales. De hecho su reforma está en marcha. Pero para el intendente Pablo Bruera —interrogado por esta revista, tras el temporal, sobre el uso comercial y la distribución social del suelo en la región— señalar al COU como una de las vertientes de la catástrofe es “de una gran ignorancia”. “Hay que estudiar bien las cosas: este COU trabaja mucho en la ampliación de espacios públicos, verdes. Si alguien trabajó los espacios públicos en La Plata fui yo —asegura—. Lo digo con cierto pudor. En los barrios no había plazas. Los Hornos no tenía un parque como el casco urbano. La zona Norte. Y todos esos espacios que se han generado es mayor absorción de agua”.

En cuanto al extendido conflicto por la tierra en el Gran La Plata, Bruera lo acota a “las tomas de tierras”, sin problematizar por ejemplo la trama de los desalojos, promovidos por funcionarios a veces, y la no reubicación de las familias. Panorama que  la inundación sólo agravó:

—Hay personas que vivían en la miseria al lado de un arroyo, en una casilla arrasada por el agua, y ya volvieron ahí. Es muy preocupante.

—Sí, es muy preocupante. Pero la idea es hacer una solución global. En Del Gato hay alrededor de 700 familias. En el resto están haciendo el censo de cuánta gente está viviendo al lado del arroyo o por lo menos en la cuenca.

El relevamiento estaba en marcha, explicó el intendente. Desde la Secretaría de Tierras de Provincia se encuentran realizándolo, un paso previo para realizar obras para reencauzar arroyos, lo que implicaría reubicación de muchísimas familias humildes que habitan las veras de los arroyos.

No obstante, hay que señalar que el Municipio cuenta con dependencias específicas de Tierras y Emergencia habitacional entre cuyas funciones se encuentra sistematizar información sobre este universo. Si esos datos existieran, no serían necesarios nuevos censos y todo podría ser más ágil mientras avanza el invierno. De hecho, ya en 2010 la cuestión se planteó en el Concejo Deliberante. Concejales de la Coalición Cívica pidieron en abril de ese año que fuera interpelado en el recinto el entonces director de Tierras Municipal, Osvaldo “Pipo” Raingo, por la preocupante situación en los asentamientos de la región. Hablaban de 100 asentamientos con 24.000 familias. Nunca se presentó el funcionario, ahora de nievo  a cargo de Tierras municipal luego de la gestión de Patricia Zabala.

Hasta el momento, el único relevamiento en marcha es el del Colegio de Trabajadores Sociales, cuyos resultados se conocerían durante julio

Josefina López Mac Kenzie

Dejar una respuesta