Subnota|20 Noviembre, 2011

Diez años de cine y movimiento

Nota principal: ¡Cuidado, chicos con zoom!

Nació como asociación civil en 2002, con el objetivo de acercar a niños y jóvenes de sectores populares herramientas del lenguaje audiovisual que les permitieran convertirse en “sujetos políticos productores de cultura”. Desarrollar una mirada crítica y emitir mensajes propios.

Sus talleres ofrecen formación técnica y promueven reflexiones sobre estereotipos, género, medios, generaciones, familia, identidad, ocio, protección, derecho a la comunicación… Y sobre el estigmatizador discurso de los “pibes chorros”. El dispositivo cine se usa para canalizar ideas, deseos y necesidades, para prevenir la violencia y fomentar la integración y la participación. Todo, mientras los alumnos se van volviendo guionistas, actores y realizadores de historias documentales o ficcionales en cine, video o animación.

Los coordinadores estiman que en esta década en CEM se hicieron más de 100 producciones audiovisuales y que por sus talleres pasaron más de 1.000 chicos de 25 organizaciones sociales, parroquias, centros de día, sindicatos y escuelas del Gran Buenos Aires y de algunas provincias. La multiplicación de este tipo de experiencias, sostienen, aporta a promover la libertad para pensar y a “vernos” de otra forma como sociedad.

La experiencia de CEM y algunas de sus producciones recibieron varios premios. Por ejemplo, Los de andar con pies descalzos (abril de 2002), un corto realizado por chicos de una ranchada del barrio de Liniers que contaban su vida, cámara en mano, obtuvo una mención especial en el festival porteño Hacelo Corto. Y Los nadies, el primer largometraje -hecho entre los coordinadores de CEM y un grupo de chicos que vivían en la calle, con una cámara registrando las vivencias de los chicos durante el rodaje-, fue seleccionado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales en un concurso de documentales sobre la crisis de 2001.

Hasta Clarín ha publicado noticias sobre CEM en las que chicos cineastas afirmaban: “No somos delincuentes como nos pintan los medios”.

El documental sobre ser joven en el Conurbano es el segundo largometraje de CEM. Y para el mediano plazo los coordinadores tienen una idea más ambiciosa todavía: cruzar las fronteras bonaerenses hacia otras provincias donde realizó talleres y capacitaciones breves (Entre Ríos, Formosa, La Rioja, Neuquén, Misiones) y atreverse a una producción sobre “ser joven hoy en Argentina”.

Dejar una respuesta