Salud en jaque:  “Más gente se cae del sistema”

El dirigente de la CICOP Pedro Gómez advierte que hay más pacientes en el salud pública por el aumento de la desocupación

> Ir a nota central

De profesión bioquímico, Pedro Gómez ya dedicó 34 años al servicio de la salud pública. Actualmente es secretario de Finanzas de la CICOP. En diálogo con La Pulseada, alertó sobre la pésima situación del sistema sanitario, considerada como “un gasto” por el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

–¿Cómo observa la situación del sistema de salud pública?

–Pésimo, existen un montón de factores que condicionan este momento, en principio la necesidad de tener un salario digno, para que los trabajadores de la Salud le hagan frente al costo de vida. Cuando hay medidas de fuerza, esto se resiente en el hospital.

–¿En qué sentido?

–El usuario del hospital es el perjudicado. Y se van sumando cada día más, dentro de lo que en Argentina se llama pobreza estructural. Con este tipo de medidas políticas más gente se cae del sistema, porque los padres se quedan desocupados y por ende sin cobertura social.

–Y la atención se ve complejizada.

–Sin duda, al recurrir al hospital público, este le brinda recursos apretados, porque no hay insumos, no hay personal o es precarizado o porque los profesionales están reclamando por un salario digno en la calle.

–¿Qué opinión tiene sobre la gestión de la provincia?

–La gestión tanto a nivel nacional como provincial lleva a un achicamiento del estado. Para este año la gobernadora Vidal estableció un presupuesto por debajo de los 6 puntos porcentuales sobre el PBI, quizá el peor de la historia democrática y seguro será peor para el 2019. Por otro lado, el actual ministro de salud provincial Andrés Scarsi es un muchacho joven, pero no tiene gestión en la Provincia, le falta tacto. Con la anterior gestión también teníamos conflictos, pero nos sentábamos con el ministro a discutir, porque tenía medianamente una cintura política. Sin perder de vista que el objetivo de ellos es bajar el gasto primario, porque para ellos salud, educación son un gasto, entonces es conveniente privatizarlos.

–¿Por ejemplo a través del CUS?

–Claro, para fines del 2015 o principios de 2016 Macri firmó un DNU, sacando la cobertura universal de salud, que suena muy bonito, pero en realidad es un seguro. Compro por una determinada cantidad de cosas, no es una asistencia universal. La idea es subvencionar la demanda y no subvenciono la oferta, entonces yo cubro un mínimo, si después hay usuarios que tienen necesidades pero el sistema se satura, se la cubrimos, pero en otro lugar, en un privado. Y tampoco es tan cierto que una institución privada va a recibir a cualquier usuario.

¿Qué implica la eliminación del Ministerio de Salud de la Nación?

–No sé qué va a hacer la gobernadora con el ministerio de la Provincia, todavía no se animó a hacer nada, está jugando con el año electoral, creo que debe estar negociando con la Nación para seguir achicando, pero en realidad sabe que si quiere tener una oportunidad electoral para el año que viene, tiene que salir a sostener la pobreza en la provincia de Buenos Aires. Es una señal lo del cierre del ministerio. “Esto no me interesa”, dicen, o “me interesa poco”. Para tratar de cubrirse un poco dejaron el ministerio de Desarrollo Social y de Salud juntos, como que no lo terminaron de degradarlo en Secretaria. Entonces esto implica achiques, porque con el presupuesto que venga se van a achicar estructuras a bajar inversiones en Salud, en medicamentos y programas.

–¿Cómo se sienten los profesionales acá en el hospital?

–Y no la están pasando bien, tanto los médicos como el resto de los trabajadores. Por ejemplo hemos puesto becas y no se cubrieron, o estamos ofreciendo cargos y no se cubren, es cierto, pero ¿quién quiere venir a trabajar 36 horas por semana por $20 mil pesos?. Para un profesional formado, afuera, en el privado, una guardia cualquiera la están pagando 10 o 15 mil pesos. Entonces hacés cuatro guardias y ganás 60 mil pesos: acá no tienen incentivo, es muy difícil que cumplan. Y a eso agregále el gasto que tiene el profesional para mantener su matrícula. Necesita al menos pagar unos 5 mil pesos para poder seguir trabajando todos los meses y sostener la profesión.

–¿Cómo se encuentra hoy el Hospital de Niños?

–La verdad hoy el Hospital no ofrece la peor imagen desde lo estructural, había una política de mantenimiento de la gestión anterior de mejoramiento que se fueron haciendo de a poco y que hoy todavía se está haciendo. Es todo de la gestión anterior, mienten dicen que fueron de ellos. El Banco Interamericano baja dinero pero exige que se cumplan las obras.

–¿Esos acuerdos son firmados por la Provincia?

–Sí. Acá vinieron y se hizo una reunión con Infraestructura, yo estuve presente y explicaron cómo iban a hacer las obras en el hospital, como las iban a ir llevando. Esto sucedió por el año 2014. El resonador se compró con plata del BID también. Se lo gestionamos al ex ministro Collia, yo mismo he hablado con él por teléfono, nos peleábamos y se enojaba con frecuencia el doctor, pero se podía charlar.

 

About The Author

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *