Quinto de Cantares trae a La Plata la misa silenciada de Mugica

El viernes 19 de octubre próximo, en dos funciones, a las 20 y a las 22, en el Taller de Teatro de la UNLP (10 Nº 1076 e/54 Y 55), el recordado grupo Quinto de Cantares interpretará temas de su repertorio y la en su tiempo censurada Misa para el Tercer Mundo, con textos del Padre Carlos Mugica y música de Roberto Lar.

El concierto está organizado conjuntamente por la revista La Pulseada y el Taller de Teatro de la UNLP y tiene carácter de homenaje a los curas Mugica y Cajade, dos grandes representantes de la Iglesia comprometida con los más pobres, en el mes que se conmemoran dos nuevos aniversarios del nacimiento del primero y el fallecimiento del segundo.

Las entradas ($ 200), pueden reservarse en el Taller de Teatro de la UNLP, Tel. (0221) 423-2283 – WhatsApp: 2216020754, y retirarlas martes y jueves de 11 a 13 y de 16 a 18 y el miércoles y viernes de 13 a 17 en 10 N° 1076 e/ 54 y 55. Parte de lo recaudado será a beneficio de la Obra del Padre Cajade.

En la primera parte se interpretarán temas propios de la agrupación y de su ex miembro Edgardo Lusi, más composiciones de Joan Manuel Serrat, Alberto Cortés, los Hermanos Ábalos y Polo Giménez. En la segunda y última parte se ofrecerá la Misa para el Tercer Mundo.

Quinto de Cantares está integrado por Rodolfo Amy (tenor segundo y charango), Galo García (tenor), Eduardo Rozas (barítono), Oscar Escalada (barítono, guitarra, arreglos y dirección) y Guillermo Montecchia (bajo, nueva incorporación). Como músicos invitados participarán Ana Escalada (bandoneón), Florencia Rodríguez Botti (piano), Diego Gómez (contrabajo) y Gustavo López (batería y percusión).

La intención de realzar dos figuras con ideales comunes, como las de Mugica y Cajade (quien a los 24 años se escapó del seminario con otros dos compañeros para participar del sepelio del pastor que tanto admiraba), se concretará a exactamente medio siglo del Documento de Puebla, en el que los obispos latinoamericanos intentaron un aggiornamento de la Iglesia al impulso del Concilio Vaticano II (1962-1965) y acordaron trabajar para el surgimiento de un hombre nuevo, crítico con la realidad y comprometido con la construcción de una sociedad verdaderamente humana

“Una misa para los oprimidos”

El sacerdote Carlos Mugica, unido desde sus orígenes al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y las luchas populares de los ’60 y 70, desarrolló la mayor parte de su labor en la Villa 31 de Retiro -que actualmente prefiere llamarse Barrio Padre Mugica-, donde fundó la Parroquia Cristo Obrero.

Escribió los textos de una Misa para el Tercer Mundo –“para los pobres de hoy, los oprimidos de nuestro tiempo, que son los pobres dentro de los pueblos ricos”– no con la intención de utilizarla litúrgicamente sino para difundir su versión comprometida del cristianismo.

Con música de Roberto Lar, el canto del Grupo Vocal Argentino (entre cuyos componentes se incluían los hoy integrantes de Quinto de Cantares Galo García y Fernando Collados) y una orquesta de 50 músicos, entre los que se encontraban Domingo Cura, Kelo Palacios y Oscar Alem, la obra fue grabada  entre fines de 1973 y principios de 1974.

Las fuerzas represivas de entonces, encabezadas por la Triple A de López Rega, destruyeron la partitura, las matrices y las miles de copias antes de que entraran en circulación. Sólo se salvaron y permitieron la reconstrucción unas pocas placas que quedaron en manos de los músicos.

Cuatro meses antes, el 11 de mayo de 1974, los mismos grupos parapoliciales habían asesinado a balazos a Mugica cuando salía de celebrar misa en la Iglesia San Francisco Solano de Villa Luro.

Cuarenta y cinco años más tarde, Quinto de Cantares volvió a reunirse para grabar y presentar en vivo una nueva versión de la Misa, arreglada y dirigida por Oscar Escalada. El 11 de mayo pasado, a los 44 años del crimen de Mugica, en un marco de emoción indescriptible, el grupo interpretó la obra en la Villa 31, delante del féretro del cura mártir.

Quinto de Cantares

Después de participar en proyectos de orientación folklórica e integrar un conjunto experimental dirigido por el gran compositor Carlos Guastavino, los jóvenes músicos Pepa Quiroga, Rodolfo Amy, Fernando Collados y Eduardo Rozas, con el actor, director y escritor Edgardo Lusi y el escritor y poeta Horacio Suárez,  fundaron en 1969 el grupo vocal Quinto de Cantares.

En 1970, por intervención del Chango Farías Gómez, dos ex integrantes del Grupo Vocal Argentino, Galo García y Oscar Escalada, sustituyeron a Pepa y Edgardo. Con esa nueva formación, grabaron un disco en el que dejaron testimonio de su nuevo estilo de folklore urbano y en el que incluyeron poemas de Horacio Suárez y Edgardo Lusi musicalizados por miembros del grupo. Los arreglos y la dirección estuvieron a cargo de Oscar Escalada y  el Chango Farías Gómez colaboró en dos canciones.

Luego de más de dos años de giras, conciertos y presentaciones en radio y televisión junto a grandes de la música, en 1972 el grupo se disolvió y cada uno tomó un rumbo propio.

Más de cuatro décadas después,  los componentes de Quinto de Cantares decidieron reencontrarse para actuar y grabar dos nuevos discos, Misa para el Tercer Mundo de Mugica-Lar, y Canción para mi vecino, próximo a aparecer, con temas propios que recrean el mismo espíritu de los inicios.

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X