Los pibes de Cajade en “Jóvenes y Memoria”: la marcha se hizo teatro

Chicos y chicas del Hogar y de Casa Joven viajaron en diciembre a Chapadmalal para presentar los proyectos en los que trabajaron durante todo el año: una obra sobre “El hambre es un crimen” y un audiovisual sobre historias de migrantes en Barrio Aeropuerto.

Por Martina Dominella

Durante 2018, 15 chicos y chicas del Hogar de la Madre Tres Veces Admirable fueron tramando un plan: llevar la marcha “El hambre es un crimen” al encuentro Jóvenes y Memoria que todos los años cierra en Chapadmalal, organizado por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Una consigna que lleva dentro muchas consignas, principalmente la denuncia de las políticas punitivas contra la infancia y el “vaciamiento” de los programas de contención para niñas, niños y adolescentes.

¿Cómo hablar de esta movilización que por dos años consecutivos llevó la lucha por los derechos de los pibes y las pibas por las calles de La Plata? Primero leyeron y compararon cómo distintos medios trataron casos de gatillo fácil. En base a eso organizaron un simulacro de juicio donde se distribuyeron los roles de jueces, fiscales, víctimas, querellantes. Después hubo muchas charlas y ensayos. “Hablamos de gatillo fácil, de la discriminación a los pibes, de la desigualdad social”, contó Jairo a La Pulseada. “También hablamos de lo que dicen los periodistas que a veces exageran y cuentan otra cosa de lo que realmente pasó”, agregó Brian. Los personajes fueron “la sociedad, los caretas, los periodistas, los policías, pibes pobres”, sumó Federico.

Los chicos y chicas de la Obra de Cajade en el encuentro Jóvenes y Memoria que todos los años cierra en Chapadmalal

La idea se fue puliendo y se plasmó en una puesta en escena multimedial: una obra de teatro que incluyó registros audiovisuales de la marcha realizada en septiembre, material de archivo con la voz del cura Carlos Cajade, un rap de Jairo (VGH Rap) que compuso especialmente para la marcha del año pasado, una versión a capella de una canción compuesta por Tony Fenoy (ex cura y compañero de Cajade) y finalizó con una pintada de la consigna que dio origen a este proyecto.

“Lo primero que tiene que haber en una familia es un plato de comida, por eso decimos que el hambre es un crimen”, dijo Jairo. “En ningún barrio puede faltar un plato de comida, el mayor delito es el hambre, eso es lo que yo puedo decir”, apoyó Brian.

Migrantes

En Casa Joven –casa de día de la Obra de Cajade que funciona en Villa Elvira– otro grupo de chicos y chicas se organizó para producir un audiovisual sobre los migrantes que viven en su zona. “Fuimos entrevistando a inmigrantes en el barrio, por qué vinieron, cuándo vinieron, cómo los trataron acá. Filmamos las entrevistas, después poníamos el proyector y elegíamos qué partes queríamos dejar”, contó Matías en su visita a La Pulseada Radio. Hablaron con personas de Perú, Paraguay, Chile, Colombia que contaron sus sueños, problemas y añoranzas. Eso derivó en reflexiones sobre la salud y la educación públicas, la discriminación, género, el mundo del trabajo.

“Esto implicó pensar cómo preguntar y también aprender a editar, que es una herramienta audiovisual y una herramienta de trabajo. Y es vital que esto se haga en Casa Joven, que es un espacio de promoción de derechos para los niños y niñas que allí participan”, apuntó Chana, una de las coordinadoras.

Una vez que estuvieron la idea y las ganas de avanzar con ambos proyectos, el siguiente desafío fue juntar la plata para viajar a Chapadmalal. Para eso fueron muy importante la inventiva y la coordinación de los pibes de Cajade, el Centro Vecinal El Triunfo, la Biblioteca Popular Florecerán Mil Flores, el Colectivo La Casa, la productora audiovisual ATR La Casita de los Pibes, y el CDR Villa Argüello.

Pasado, presente y futuro

No es la primera vez que la obra de Cajade tiene representación en el encuentro Jóvenes y Memoria, un programa educativo, una política pública promovida por la CPM que funciona desde hace 17 años en más de cien distritos de la provincia de Buenos Aires.

En los 17 años que lleva el programa, han participado 100.000 jóvenes, 8.600 equipos de investigación, 15.500 docentes y coordinadores y 500 voluntarios y voluntarias.

Pibes y pibas de escuelas y organizaciones sociales trabajan durante meses en proyectos de investigación que ellos mismos eligen y llevan a cabo. Las temáticas son las memorias del pasado reciente o la vulneración de los Derechos Humanos en democracia en relación a los territorios que habitan. Se plasman en murales, obras de teatro, videos, libros o revistas que se comparten a fin de año en una instancia de plenario en el Complejo Turístico de Chapadmalal. En 2018 el lema fue “Nuestra libertad es su amenaza, construyamos el nosotres”.

Del 7 al 9 de diciembre, Casa Joven y el Hogar Madre Tres Veces Admirable estuvieron en “Chapa” donde se encontraron con jóvenes de otros barrios y ciudades, mostraron la obra de teatro y el audiovisual, jugaron en la playa, se metieron al mar, participaron en talleres de teatro, movimiento y coreografía. Un año más, las nuevas generaciones tomaron la palabra y actualizaron la agenda del presente en un espacio de participación y militancia en Derechos Humanos. Un año más, miles de jóvenes se encontraron a intercambiar, debatir y pensar otra sociedad posible. ///LP


 

“Vemos la necesidad de cuestionar todo”

FOTO: CPM

Estos son algunos fragmentos del manifiesto armado entre los cientos de jóvenes que, del 7 al 9 de diciembre, compartieron el encuentro en Chapadmalal.

“Para nosotres nuestra militancia, nuestra necesidad de transformarlo todo surge de reconocer las luchas políticas, sociales y económicas que nos sucedieron, por eso levantamos sus banderas en contra de esta sociedad desigual e injusta. Como jóvenes vemos la necesidad de cuestionar todo hasta el más mínimo detalle para poder conocer nuestra realidad y así comprender nuestro papel en nuestra historia”.

”Debemos cuestionar no solo las desigualdades sociales, sino que también tenemos que replantearnos la lucha en sí, a qué nos enfrentamos, y quiénes son nuestros verdaderos enemigos. Por eso nuestra primordial lucha es lograr que les jóvenes cuestionemos la realidad para revolucionar nuestro presente y constituirnos como sujetos libres”.

“Nosotres necesitamos estos espacios como el programa Jóvenes y Memoria donde el encontrarnos con les otres en la discusión de la realidad nos permite darnos cuenta que todes compartimos injusticias y desigualdades. Al estar acá en chapa vibramos y construimos desde otras miradas y sentires lo que nos da lugar a comprender otras realidades, materializando, concretando la posibilidad de vivenciarnos, habitarnos y conocernos desde la empatía, el amor y la militancia por otro mundo posible, por ello es que queremos decirles: ¡Hasta el año que viene por más Jóvenes y Memoria!”.


 

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X