Libro: 33 papelitos y una mora horizontal

José María Pallaoro

Cuadernos de la talita dorada

Colección “Mescolanza”

38 páginas 

En los “33 papelitos y una mora horizontal” de José María Pallaoro hay contemplación, conocimiento y espiritualidad. Hay música, nombres, vida y lo real se degrada hasta cobrar tintes espectrales e ilusorios. Al introducirse en el mundo que el autor plantea, poblado de imágenes y objetos en los que late un poderoso potencial de creación y acción, uno se pregunta: ¿Los sueños invaden la realidad o la realidad se fusiona con ellos?

En los albores de la modernidad,  Descartes se desveló por el interrogante que abre la incapacidad del hombre para determinar, en un instante preciso, si está despierto o está dormido. Pero el poeta supera la disyuntiva porque su universo se constituye de lo sensorial, pero también de lo onírico y de lo que subyace en la inefable intimidad del ser y busca una nueva identidad a su imagen verdadera.

En un tiempo que no se mide, la vida fluye hacia un fabuloso horizonte donde todos los pronósticos y paisajes son esperables y bienvenidos: sol, viento, luna, otoño, amanecer, piedras, islas.

El poeta se nutre de todas y cada una de las capas de la realidad que elige vivir y la palabra -arma y coraza- le permite ubicarse entre esos mundos y hasta logra separarlos: desnacer en uno para emerger en otro, en un eterno juego místico e intransferible.

Condenado a reavivar cenizas y sembrar, se anima. Se desnuda. Se entrega a la poesía, ese mar que brillar a lo lejos. Donde vaya, la palabra irá tras de sí, como una sombra.

Margarita Eva Torres

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *