“LAS ANTIPRINCESAS DESAFIARON A SU ÉPOCA”

Para combatir los estereotipos de las Barbies y las princesas Disney se creó una colección de libros que se ocupan de “mujeres que sufrieron mucho por romper los moldes sociales” para que las chicas tengan otros modelos de identificación. La Pulseada Radio charló con Nadia Fink, la autora de los textos.

nadia-fink-web

Chirimbote es una editorial independiente y autogestiva a través de la cual la escritora y periodista Nadia Fink, el dibujante Pitu Saá y el diseñador Martín Azcurra lanzaron la colección de libros infantiles Antiprincesas, también atractiva para los adultos.

La idea fue tratar de contrarrestar los estereotipos alentados por la poderosa industria cultural, con las Barbies –un ideal de belleza impuesto y un modelo de comportamiento frívolo– o las princesas Disney –siempre condenadas al papel pasivo de esperar que llegue un príncipe a rescatarlas–. Para eso se propuso tanto a las chicas como a los chicos las historias de mujeres latinoamericanas reales que fueron –cada una en lo suyo– libres, pensantes, autónomas y revolucionarias.

Las primeras cuatro entregas, que se distribuyeron junto a la revista Sudestada, estuvieron dedicadas a la pintora mexicana Frida Kahlo, la compositora y cantante folclórica chilena Violeta Parra, la heroína de las luchas por la independencia –nacida en Sucre– Juana Azurduy y la original escritora brasileña Clarice Lispector.

La iniciativa alcanzó inesperadamente una repercusión internacional, ya que los libros están vendiéndose y recibiendo elogios en otros países del continente, como Chile y Colombia.

Los responsables ya han puesto en circulación –y se proponen seguir haciéndolo– una serie de anti-súper-héroes entre los que ya están o estarán Julio Cortázar, Eduardo Galeano, el Che Guevara, Gabriel García Márquez y el Subcomandante Marcos, por citar sólo a algunos.

El quinto número de la serie Antiprincesas, que desde el último día de julio pasado llegó a los kioscos acompañando al ejemplar de Tiempo Argentino, el diario recuperado por sus trabajadores, tuvo su primera protagonista argentina. Se ocupó, concretamente, de la vida y la obra de Miriam Alejandra Bianchi, más conocida por su nombre artístico de Gilda. Es decir, la autora y cantante de cumbia y música tropical que murió trágicamente en 1996 –en la cúspide de su fama– y fue prácticamente canonizada desde entonces por los sectores populares, que convirtieron el lugar de su accidente en un santuario.

Además, a la lista de Antiprincesas se han sumado ya o se agregarán próximamente la cantante tucumana Mercedes Sosa, la luchadora por la independencia colombiana Policarpa Salavarrieta y la inolvidable Evita Perón.

tapa-gilda-webLa Pulseada Radio conversó telefónicamente con la escritora y periodista Nadia Fink, quien además de ocuparse de los textos de estos libros es redactora del portal Marcha Noticias y de la editorial El Colectivo.

Cuando desde el estudio la saludaron Marcelito, Sebastián, Damián, Martín y Carlos, Nadia dijo que el programa “tendría que revisar el cupo de género” y, antes de pasar a hablar del tema por el que se la había llamado, quiso opinar sobre las lamentables declaraciones de Gustavo Cordera, que ese día habían hecho eclosión: “Siempre me pareció un pervertido –dijo–; tengo esa mirada desde que vi a la Bersuit por primera vez en 1999, en esos recitales donde hacía subir a las chicas o se bajaba los pantalones”.

Sobre cómo surgió el proyecto en el que hoy está embarcada, Fink señaló: “Antiprincesas es una idea, no sólo una colección. Fueron muchos años de analizar desde un lugar real lo que sucedía con los cuentos de hadas y princesas y de pensar una alternativa a esos relatos clásicos que Disney se encargó de llevar a la cima con sus filmes. Un poco por eso y otro poco por las ganas de contar biografías de mujeres que estaban silenciadas por la historia, surgió la iniciativa. También por esos deseos nació la editorial Chirimbote”.

Consultada sobre el estímulo que significó el canal Paka-Paka para contarles a las chicas y a los chicos la historia de otra manera, Nadia expresó que “en la recuperación de héroes y heroínas latinoamericanas, Paka-Paka generó un impulso muy importante, que no se olvida, por más que Zamba hoy esté corrido de la televisión pública. En ese sentido, con la colección pretendemos contar historias concretas y, aunque nos digan que no hay fantasía si uno muestra cosas muy reales, nosotros le ponemos fantasía a nuestros cuentos”.

Sobre los parámetros para seleccionar a las figuras que merecían integrar la serie, la escritora manifestó que “hay algunos criterios comunes y también tenemos en cuenta ciertas cuestiones particulares. Entre las pautas generales está que son todas mujeres que desafiaron sus épocas, traspasaron los límites que les imponían y construyeron colectivamente”.

Acerca de los destinatarios de la serie, Nadia contó que “cuando sacamos la entrega dedicada a Frida Kahlo, pensamos que estábamos haciendo un libro ‘progre’ para padres ‘piolas’. Pero nos sorprendió llegar a muchas familias que no eran las que a priori suponíamos que podían a llegar a constituir nuestro público”.

Fanáticos de la intérprete de Fuiste, Damián y Marcelito quisieron saber el por qué de su elección para integrar la colección. Fink les contestó que “a través de Gilda hablamos de la cumbia, que es la música más popular de Latinoamérica. Hacemos referencia también a las santas y a los santos populares y desafiamos, en ese sentido, al modo en el que se abordan la religión y la fe en nuestras propias culturas. Pensamos concretamente que estábamos abordando temas que generalmente no circulan en la cultura dominante, que si se acerca a la cumbia o a los santos populares, sólo lo hace desde un lugar más académico y casi antropológico. Por último, con la publicación del número dedicado a Gilda, intentamos proponerles a las chicas y los chicos lo que siempre le pedimos: que se desafíen, que traspasen los límites, que inventen, creen y se diviertan. Desafiarnos a nosotros mismos es una buena manera de ser honestos con lo que hacemos”.

“Todas las canciones de Gilda me encantan”, le dijo Marcelito Santillán. Y Nadia le contestó que “en el libro, además de las canciones, vas a encontrar cosas que dijo que no son tan conocidas y tienen un valor muy importante”. Desde el estudio, a coro, le respondieron: “¡Aguante Gilda, opaaa…!”.

Fink adelantó que el próximo trabajo que tienen en preparación “es un texto para adultos que tiene que ver con la educación de género desde los primeros años y con cómo pensar infancias más diversas y más libres”.

Antes de despedirse, Nadia prometió visitarnos en persona a los estudios de la radio y volver a pasar por Manchita –la imprenta perteneciente al Hogar Pelota de Trapo, fundado por el querido Alberto Morlachetti– “donde trabajé durante un largo tiempo y donde me quedé muchas veces hasta muy tarde para terminar a tiempo la revista La Pulseada”.

El tema musical para despedirla fue, por supuesto, “No me arrepiento de este amor”, cantado por Gilda y tarareado en simultáneo por Marcelito Santillán.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X