Completarán este sábado el nuevo jardín por las víctimas de la inundación

El colectivo Familiares de Víctimas convoca a la comunidad a acompañar el acto en el que terminarán de rearmar el jardín que homenajea a quienes murieron, a partir abril, a causa de la catástrofe. Éste había sido levantado por orden del Ejecutivo municipal y una lluvia interrumpió luego su restitución.

El pasado miércoles 11 de febrero, después del reclamo de los familiares y de distintas asambleas barriales, el espacio de plantas, flores y placas ubicado a la entrada del palacio municipal, en la calle 12 entre 51 y 53 comenzó a ser rearmado. Pero la intensa lluvia que volvió a caer ese día obligó a interrumpir las tareas. Ahora, los damnificados invitan a la ciudadanía a que mañana, sábado 15 de febrero, a las 14, los acompañe a completar la tarea: falta colocar plantas y reponer las etiquetas con los nombres de las víctimas que fueron destruidas.

 

El jardín arruinado, con restitución a medias.

Después de encontrar el jardín estropeado, los familiares recibieron como explicación oficial que el jardín había sido levantado para reubicarlo y reemplazarlo, y manifestaron enojo por no haber sido avisados “a pesar que tenemos reuniones periódicas con altos funcionarios del Municipio”, plantearon.

Las relaciones, tirantes desde un comienzo —los familiares consideran que el mayor responsable de la catástrofe de abril es el intendente Pablo Bruera—, se habían tensado más cuando el 19 de noviembre pasado, después del Tedeum en la catedral platense, damnificados denunciaron haber recibido agresiones, que ellos asocian con otras sufridas por militantes de las asambleas barriales de parque Castelli y de Tolosa.

En la Justicia

Como publicó Diagonales, ambos hechos llegaron a la Justicia. Primero los damnificados por la inundación de abril enrolados en Familiares hicieron una denuncia penal el 19 de noviembre en la fiscalía Nº 2, de Tomás Morán, donde expusieron que  “en el tramo final del Tedeum pronunciado por el obispo monseñor Agüer, funcionarios del intendente Pablo Bruera agredieron a los familiares de víctimas de la inundación dentro de la Catedral, en el momento que los vecinos intentaron encender velas y exponer las fotos de familiares fallecidos en la catástrofe. Éstas fueron arrebatadas y destruidas de manera patoteril”.  Desde el oficialismo municipal fueron rechazadas las acusaciones e interpretadas como “oportunismo político”.

Ahora, después de encontrar arruinado el jardín que homenajea a las víctimas, los Familiares volvieron a esa fiscalía para hacer una presentación por estos nuevos hechos, que consideran “la violación de un lugar sagrado y querido” que ellos crearon el palacio municipal.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *