Comedor Pedacito de Pan: “La última semana no pudimos cocinar”

La Red Urbana de Estrategias de Abordaje Territorial (RUEDAT) convocó a colaborar con el comedor Pedacito de Pan, ubicado en 90 entre 2 y 3, en Villa Elvira: “Lamentablemente al día de la fecha el comedor no ha recibido ningún tipo de asistencia por parte del Estado, quien no ha dado respuesta a la situación de emergencia alimentaria, y es por eso que volvemos a recurrir a la solidaridad de la comunidad”, afirmaron en un comunicado. 

Por Abril Lugo

El comedor Pedacito de Pan reabrió hace dos meses por la demanda de alimentos en el barrio. Mimí gestiona desde hace cuatro años el comedor, que es parte de la Agrupación Claudia Falcone. Por falta de insumos, debieron cerrar, pero la situación actual obligó a prender el fuego de nuevo, y a gestionar recursos para más de 24 familias. En diálogo con La Pulseada, Mimí afirma que “actualmente estamos entregando viandas lunes, miércoles y viernes, y nos sostenemos por el ingreso de las tarjetas de asistencia a los comedores y lo que nos dona RUEDAT. Hasta la semana pasada cocinábamos de lunes a sábados, pero los recursos no nos alcanzan”. 

Matilde y Silvia, de RUEDAT, que articula con el comedor, dialogaron con La Pulseada sobre la campaña de donación que iniciaron a finales de la semana pasada. Para Silvia, “si el comedor sostiene una olla es por los insumos que conseguimos y gracias a la posibilidad y la buena intención de mucha gente que aporta”. Además, afirman que el panorama del aumento de demanda de los comedores es general en el barrio, ya que “también hay otros comedores, que están cerca de Pedacito de Pan, que han impulsado sus propias campañas de donación”. 

Si bien desde el Gobierno Nacional se impulsaron medidas para paliar el hambre, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que incluyó directamente a las beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo (AUH); así como también la Tarjeta Alimentar, con sus respectivos aumentos en abril por el aislamiento preventivo social y obligatorio, la realidad es que la demanda en los comedores fue en aumento. Matilde afirma que, según sus datos “la mayoría de las personas del barrio están contempladas en estas asignaciones, pero igualmente no alcanza, porque, si bien es una ayuda, es acotado”. A respecto, reflexiona: “Esta situación era anterior a la pandemia y creo que el aislamiento, además de intensificarlo, sirvió para visibilizar el hambre; y que se necesitaban los comedores, se necesitan y, cuando todo esto termine, también van a ser necesarios”. 

Sobre la asistencia por parte del Gobierno Provincial Silvia relata que están en vínculo con el Organismo de Niñez y Adolescencia, por convenios para la promoción del bienestar infantil y juvenil, y que al inicio de la cuarentena obligatoria se comunicaron para garantizar los recursos para sostener el comedor: “Nos dijeron que entrábamos en un listado para recibir alimentos y productos de limpieza, pero hasta hoy, lunes, no llegó nada. Supuestamente en estos días se resuelve”. Desde el Organismo de Niñez afirmaron a este medio que “Nos encontramos al tanto de la situación, así como las áreas correspondientes, y estamos haciendo las gestiones para tratar de encausar la problemática”.

Cómo colaborar

En este contexto RUEDAT solicita donaciones para el comedor: “Las familias se encuentran con serias dificultades para afrontar los gastos básicos de alimentación”, afirman en la convocatoria.

Se puede aportar a la campaña por Mercado Pago Solidario, desde el siguiente link https://bit.ly/2L9XWU9 o desde www.ruedat.org.ar/colabora.html

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *