Casa Joven a Puro Chamuyo

135-PuroChamuyo1Un taller de periodismo gráfico fue el puntapié inicial para la gestación de una nueva revista en la obra del padre Cajade. “Nosotros decimos la posta de nuestro barrio”, dicen sus protagonistas.

Por Martina Dominella

Entre junio y septiembre, los miércoles, Casa Joven devino en una redacción. A través de un taller de periodismo gráfico aparecieron palabras, papeles, cámaras de fotos y mapas trazados a mano alzada para armar entre todos una revista. Se pensaron contenidos, secciones, propuestas para el diseño y un nombre: Puro Chamuyo. El editorial escrito en conjunto fue la carta de presentación:

“Somos l@s pib@s de Casa Joven-Barrio Aeropuerto de la Obra del Padre Cajade. Estuvimos viendo temas que nos interesan, salimos a nuestro barrio e hicimos un mapa de lo más cercano a Casa Joven, trabajamos con cuadernos, lapiceras, hojas para escribir nuestra historia: quiénes somos, por qué venimos a Casa Joven, dónde vivimos. Contamos nuestros problemas y alegrías, entrevistamos gente para que nos cuente cosas que nos interesan realmente o cosas que queremos saber.

Nosotr@s decimos la verdad, no como esos periodistas que van al barrio y escriben lo que les conviene.

Nosotr@s decimos la posta, no puro chamuyo”.

El primer día del taller circuló una pregunta: “¿En qué estás pensando?” El disparador fue un libro artesanal editado en un taller de literatura del Grupo La Grieta. ¿En qué pensamos? Fue una invitación interpeladora que abre solapas, que llama a otras preguntas, da intriga, da risa, da lugar a respuestas que se intercambian en sobres de colores.

135-PuroChamuyo2En otro de los encuentros los chicos tuvieron la visita de Gabriela Hernández, fotógrafa de La Pulseada. Con ella dieron vueltas por el barrio buscando graffitis y haciendo fotos grupales. Cuando se largó fuerte la lluvia el garage de Casa Joven se transformó en un estudio fotográfico para hacer retratos individuales e incluirlos en la revista.

También visitaron la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, donde los chicos se enteraron sobre las carreras que se pueden estudiar y los requisitos para inscribirse. La visita incluyó una recorrida por el estudio del área audiovisual, RadioPerio, la redacción del Diario Contexto y la Unidad de Prácticas y Producción de Conocimiento.

La Imprenta Grafitos (122 e/63 y 64), el emprendimiento productivo más grande de la Obra de Cajade, fue otro de los puntos visitados. Mauro Krysztopa, uno de los coordinadores, nos mostró las máquinas para imprimir y para guillotinar. En pocas semanas, 2.500 ejemplares de Puro Chamuyo se van a estar imprimiendo allí y los encargados de esta tarea van a ser jóvenes y adultos que se capaciten en un taller de offset (ver recuadro).

Mauro explicó que son varios los pasos a seguir para imprimir un producto: primero los insumos se bajan de los camiones y se acomodan en el espacio de trabajo; luego va el papel a la máquina («todo se hace muy prolijo y con medida», aclaró); después viene el accionar adentro de la máquina con las chapas, el agua y los colores; más tarde llega el rol del guillotinero, que se encarga de cortar los pliegos; después se empaqueta y llega a los lectores y lectoras.

Ahora, con la ayuda de la diseñadora Loreta De Sousa, Puro Chamuyo se está terminando de diseñar.

 

El proyecto

Nota: El taller de periodismo gráfico tuvo lugar en el marco del proyecto «FORTALECER LA PALABRA, la tinta vuelve a su lugar», por el cual se instrumentó un plan del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación. Es ejecutado conjuntamente por la Obra del Padre Cajade y la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Su objetivo es generar espacios de formación y capacitación en oficios vinculados al campo de la comunicación para chicos, chicas, jóvenes y adultos. Incluye también cursos de producción radiofónica y offset (oficio de imprenta).

Otra de las metas de este proyecto es reactivar la Imprenta Grafitos, que fue inaugurada por Cajade en el año 1997. En 2012 debió cerrar sus puertas debido a la falta de fondos para la compra de maquinarias y puesta en valor del lugar. Ahora, este lugar donde históricamente se imprimió la revista La Pulseada, está volviendo a ponerse en marcha con la intención de ser, nuevamente, un emprendimiento socioproductivo de la Obra.

 

El equipo

Participaron del taller: Dai, Rocío, Dani S., Dani R., Braian, Dylan, Ángel, Selene, Abraham, Marcos, Jairo, Quique, Marcelo. La coordinación estuvo a cargo de Baruyo, el tradicional espacio de comunicación con jóvenes de La Pulseada, y Casa Joven, en conjunto con la Facultad de Periodismo. Las talleristas fueron Martina Dominella, Guadalupe Barrios Rivero, Lucía Dallavia y Lutmila Silva.

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X