Baruyo y la memoria

Los pibes y las pibas del espacio de comunicación que tiene La Pulseada para los adolescentes de la Obra de Cajade está saliendo a la cancha en este 2015. El debut de sus grabadores y cámaras de fotos, con mirada juvenil, fue la semana pasada en un acto de la Comisión por la Memoria.

Hace algunos días, los chicos y las chicas de Baruyo, el espacio de comunicación de La Pulseada fueron al Teatro Coliseo Podestá para participar del acto de conmemoración de los 39 años del golpe cívico-militar organizado por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Con grabadores y cámaras de fotos en mano, compartieron la tarde con 700 estudiantes de escuelas secundarias e integrantes de organizaciones sociales y políticas bonaerenses que participan del programa Jóvenes y Memoria de la CPM. En ese marco se presentaron obras de teatro y producciones audiovisuales vinculadas con las memorias de sus pueblos y la defensa y promoción de los derechos humanos.

Baruyo con Adolfo Pérez Esquivel en el teatro Coliseo Podestá.
Baruyo con Adolfo Pérez Esquivel en el teatro Coliseo Podestá.

 

Durante el acto se proyectó el video de la Escuela N°32 de Trujuí de Moreno El sueño sobre la pared, un corto de ficción que problematiza la violencia institucional ejercida sobre los jóvenes. Se mostraron las obras teatrales NN (Nos recordarán) de la escuela secundaria San José de Merlo, que cuenta la historia de 7 desaparecidos cuyos cuerpos fueron enterrados como NN en el cementerio local; y Para que reine en el pueblo el amor y la igualdad, de la Escuela N°31 de Morón, que aborda cuestiones vinculadas a la diversidad sexual.

Macarena Ordenavía, subdirectora del programa Jóvenes y Memoria, destacó en una charla con los chicos y las chicas de Baruyo que «es un acto que está armado y hecho solamente por jóvenes que participaron los últimos cuatro sábados. Invitamos a jóvenes de distintos lugares, algunos que participaron del programa y otros que no».

Además, Pato, de 12 años, estudiante de la Escuela 32 de Moreno y protagonista del corto que se presentó en el acto, contó su experiencia: «Se le ocurrió a uno de mis compañeros hacer una película y me eligieron a mí como actor. Entonces empezamos a juntar ideas y así la hicimos». En el documental se cuenta la realidad que viven los chicos en el barrio: «nuestra escuela no es todo lo que dicen, dicen que es la escuela de la muerte y todo eso, cosas malas, pero no cuentan las buenas que pasan».

Los martes a la tarde, en Casa Joven (Obra de Cajade), ya están circulando ideas y propuestas para participar de la XIV convocatoria a Jóvenes y Memoria y viajar a Chapadmalal a fin de año.

En el cierre de la jornada, Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y presidente de la CPM dejó un mensaje en el grabador de Baruyo: «Los jóvenes tienen que hacer memoria, porque sino no saben cuál es su pertenencia, su identidad, su vida. Si no conocen la historia del país, lo que pasó, no pueden actuar. Nosotros lo que hacemos es pasarles la posta, después que sigan la carrera ellos».

Publicaciones Relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X