Acá no se rinde nadie

PolacoJovenEn medio de una semana que nos encontrará marchando por los derechos de los pibes, el Polaco, uno de los tantos chicos criados en el Hogar, compartió el relato de su vida. Una historia en primera persona para entender por qué nos movilizamos este jueves. Nació en un clima de violencia y la Justicia lo encerró a los 5 años. ¿Cómo llegó a la alegría militante de hoy y su lucha por la niñez? Un texto que tiene dos palabras en mayúscula  (“vínculo” y “La Pulseada”) y termina con un “gracias Cajade.”

 Por Ricardo de Udaeta (El polaco)

Nací el 26 de junio de 1984 en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, recién florecida la democracia y Alfonsín continuaba el primer año de mandato como presidente elegido por el voto popular.

Soy el más chico de mis 3 hermanos. A los 5 años fui internado en un instituto de menores. El motivo fue la problemática de alcohol que padecían mi vieja y mi viejo, junto a las golpizas que nos daban y el abandono alimentario y demás… De mis primeros tiempos en el Instituto Remedios de Escalada de San Martín, que denominábamos “Los Grillitos”, no tengo muchos recuerdos, más bien cuestiones aisladas, hechos puntuales, algunas macanas que nos mandábamos con el grupo de los “chiquitos” (por que el Instituto era para pibes de 5 a 14 años y se dividía en grupos de chiquitos, medianos y grandes al igual que los dormitorios). También recuerdo algunos castigos, como arrodillarse en el “rincón” mirando la pared sobre el maíz que los preceptores ponían en el suelo o el aislamiento por horas en caso de romper alguna regla del lugar…

A lo largo de mi corta vida pase por más de 6 ó 7 institutos de menores, todos denominados “asistenciales” (porque existían los de causas “penales” también), siempre en la provincia de Buenos Aires, en pleno gobierno neoliberal… Recuerdo las zapatillas Flecha de Ruckauf (gobernador de la Provincia por esos años), recuerdo también que la ropa o vestimenta que teníamos eran todas del mismo color como si fuesen uniformes, con un numero que nos correspondía a cada uno, el mismo número era para la ropa, el cepillo de dientes, las sabanas, frazadas, toallones y en casi todas las cosas de uso personal…Yo era el numero 14. Ese número lo tuve por casi 5 años hasta que me trasladaron a otro lugar. En la provincia de Buenos Aires existía una ley de la Minoridad que se denominaba Ley de Patronato, donde si tenias problemáticas derivadas de la pobreza, el poder judicial era quien intervenía en el núcleo familiar, el juez tomaba la potestad de padre y reemplazaba a la familia. Actualmente, esa ley esta derogada y fue reemplazada por la 13.298, por la cual milite. En muchos de los lugares por los que pasé teníamos celadores o preceptores o “tíos” como se les decía en esos ámbitos. Éstos rotaban cada ocho horas y cada uno de nosotros teníamos que adecuar nuestro comportamiento según el antojo del que esté de turno. Si bien es cierto que teníamos el techo, la comida, la vestimenta, el gas y la luz garantizados, los VINCULOS allí existentes eran enajenados. Jamás a ninguno o ninguna (porque había lugares para varones y otros para mujeres) de nosotros se nos guardó un diente de leche, el cuaderno de jardín o primer grado. Lo afectivo era visto negativamente… Bueh, tendría tantas cosas más que decir pero no viene a la cuestión.

En el transcurso de mi vida pase por más de 11 escuelas y los dos turnos de cada una, debido a los traslado de una institución a otras y a la “mala conducta” que solía tener en esos tiempo. Ya cumpliendo los 14 ó 15 años fui trasladado al Hogar de Carlos Cajade, un cura de la línea tercermundista que tenía un hogar para pibes de la calle en La Plata. La estructura edilicia era distinta y la organización interna también. Había unas 8 ó 9 casitas con el tipo de familia “normal” mas 7 ú 8 pibes venidos de la calle y a diferencia de los institutos, el hogar era mixto… El clima familiar era distinto. Esto sucedió entre el año 98/99 cuando se estaba agotando el menemismo, cuando se fortalecía la CTA y se avecinaban los piqueteros de Mosconi y Cutral-co producto de las privatizaciones y el desguace del Estado…

PolacoNiñoEn este contexto, en las afueras de la ciudad estaba participando inconscientemente de uno de mis primeros acontecimiento políticos, la fundación del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, integrado por decenas hogares de pibxs de todo el país e impulsado por Carlos Cajade y Alberto Morlachetti, este último del hogar Pelota de Trapo de Avellaneda. Ahí aparecieron mis primeras asambleas con mis pares, después con los educadores a quienes empezamos a reclamarles cosas, después con el barrio, donde encontramos los mismos reclamos, mis primeros trabajos en los productivos del Hogar. En Cultivos Naturales teníamos 2 hectáreas donde sembrar y cosechar y llevar a domicilio productos procesados y elaborados. Luego fui a la Imprenta, después a la panadería, luego al kiosco que logramos tener en la Legislatura y en Gobernación, luego al buffet de Judiciales… Hasta que caí en LA PULSEADA, una revista que sacó el Hogar en pleno 2001. Era vendida por desocupados que estaban vinculados a decenas de comedores populares de la ciudad. Salía 2 pesos, pero 1 peso se quedaba el vendedor, 50 centavos el comedor y 50 centavos la revista pa’ poder volver a imprimirla. Estaba hecha por un staff de periodistas increíbles, como Demaestri, Fanjul, Badenes, Sahade, Cacopardo, Jaschek. Hasta los pibes teníamos nuestro lugar. Marcelo Iafolla, mi educador, me dio la enorme responsabilidad de coordinar toda la distribución (se llegaron a imprimir hasta 8 mil ejemplares al mes), con 17 años, en una época donde el faso, la merca, el copete, el Poxirrán me estaban convidando otras experiencia… Tenía que repartirle a todos los comedores las revistas, meterme a todas las villas, charlar con todxs los referentes barriales, resolver cuestiones cotidianas de guita, atender los pedidos y todo lo que la coordinación implicaba… Y yo, con 17 años, en plena joda… Ahí me di cuenta de cuánto podía, de todo lo que me estuvieron callando por tanto tiempo, de todo lo que podíamos hacer. Jamás, en este transcurso, los sectores medios de la sociedad nos veían con buena cara. Cajade era visto como el que amparaba a los chorros, drogadictos, vagos, etc… Después de la marcha por la vida que hicimos de la Quiaca a Bs. As., recién después de la marcha grande de Rosario a Capital, recién después de la bicicleteada, después de la marcha de Misiones hasta la Ushuaia (todas reclamando el derecho a la vida), denunciando que en nuestro país se nos morían más de 56 pibes por día por desnutrición; después del corralito que aplicó Cavallo, se empezó a cantar “piquete y cacerola la lucha es una sola”… Después que a la clase media les tocaron el bolsillo.

Son muchas las experiencia que podría contar, pero no sé si es el momento o el lugar oportuno. Pasó el Argentinazo, pasó Kosteki y Santillán (ejemplo de lucha y de la juventud militante, porque la militancia no empezó en 2003 como algunos quieren hacernos creer)… En abril de 2005 nació Tomás, mi hijo. Cuando el gobierno kirchnerista prometía respiro, egresé del Hogar. Laburé en muchos lugares precarizado, explotado. Viví con el mango justo, hasta que después de remarla tanto conseguí laburo en el Estado y eso me permitió dedicarme a otras cosas. Fundamos junto a otros compañeros la Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez, en la ciudad de La Plata, en pleno conflicto gobierno/campo. Laburábamos con pibes en situación de calle. Lugo me mudé a La Pampa, acompañando a Vivi, mi compañera, que extrañaba su lugar. Renuncié al laburo, a todo y pa acá me vine a fines de 2009, donde fundamos junto a compañeros de Pico la Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez, el Foro de Niñez de Santa Rosa y luego el Movimiento de Trabajadores Desocupados de General Pico…

Actualmente estoy en tercer año del Profesorado en Educación Primaria en la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad de la Pampa, militando en la Organización estudiantil Nilda Masci.

«ACA NO SE RINDE NADIE »

Gracias Cajade.

RICARDO DE UDAETA (El Polaco)

Egresado del Hogar de Cajade – Militante del Frente Popular Darío Santillán – CN, Regional La Pampa

Publicaciones Relacionadas

6 Comments

  1. Oscar

    Es podible que vos, polaco, puedas ver que ninguna solución viene del estado, sino de gente como vos que ha podido elegir realmente, sin que te regalen ni subencionen nada. Tener la suerte de encontrar un espacio libre de politiquerías inútiles, inoperantes, y el poder hacer las cosas desde vos. Que puedas seguir pese a todo.

    Reply
  2. Nombre (obligatorio) Raúl

    Hola Ricardo(el Polaco). Adhiero a la nota escrita por vos llena de experiencias marcadas por una historia de vida,demostrando que es posible salir del entorno donde uno se desformo, o quisieron desformárte pero tus convicciones tan fuertes demostraron que es posible superar todos los inconvenientes que uno puede haber sufrido en su niñez. Lamento no poder estar en la marcha de este día, ya que por cuestiones de trabajo me encuentro en el interior de la provincia, pero mi esposa y mis hijas estarán presentes con todos los participantes, esperando una respuesta satisfactoria de parte del gobierno, esperamos. Seguí adelante y estamos para respaldar tu lucha, como la de tantos que en este tiempo levantan su vos. Abrazos

    Reply
  3. María Victoria Aulet

    Qué emoción leerte Polaco, tantas GRACIAS por enseñarnos tanto con tus palabras, tu historia y apertura para compartirla. Me gustaría mucho hacerte algunas preguntas, estoy cursando una especialización en Políticas Públicas de Infancia, Adolesencia y Familia. Sin duda sabés mucho más vos con tu experiencia que yo cuando termine de cursar. Por eso, si estás dispuesto, espero poder escribirte un correo electrónico.
    Saludos y GRACIASGRACIASGRACIASGRAC…..

    Reply
  4. CARLA MANUEL MORALES

    QUE BUENO SABER QUE ESTAS BIEN!!!!QUE ESTAS CON TU COMPAÑERA E HIJO, QUE ESTUDIASSSSSSS!!!!!!!!! ADMIRABLE TODO LO QUE PUDISTE Y ELEGISTE HACER…. SIEMPRE RECUERDO EL HOGAR DEL PADRE CAJADE,CUANDO TE FESTEJARON LOS 18 AÑOS, UN LUGAR MUY LINDO.SUERTE EN TODO!!!!

    Reply

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X